Energy Control: prevención en el uso de drogas recreativas

Stand de Energy Control en un festival de música

El uso de drogas recreativas es una realidad entre los jóvenes españoles que cada vez está más extendida. Debido al gran volumen de sustancias que aparecen en el mercado ilegal, la falta de información se ha convertido en la raíz de la mayoría de problemas asociados al consumo. Sin embargo, existen nichos de profesionales organizados que dedican sus energías a informar sobre el uso de drogas recreativas. Energy Control es uno de ellos.

De la mano de la fundación Asociación, Bienestar y Desarrollo (ABD), nació en 1997 como un proyecto pionero destinado trabajar la reducción de riesgos asociados al consumo de drogas. La labor principal de sus miembros es informar a la población previa demanda, dentro de un marco de prevención. Energy Control obtuvo en 2014 el Premio Reina Sofía de Prevención, como muestra del amplio reconocimiento social cosechado.

Asesoramiento en drogas

“El mejor mensaje que se le puede dar a alguien para reducir riesgos es que no consuma. Pero no a todo el mundo le vale”, afirma una portavoz de la plataforma. “Por eso nuestro programa asume que consumo no es igual a problema. El problema surge cuando no se maneja información apropiada, porque el consumo desinformado puede tener consecuencias mucho más graves que la adicción “, asegura.

Para que la información proporcionada sea “objetiva, realista y detallada, los integrantes de Energy Control entienden que “es importante establecer relaciones de confianza con los consumidores, padres y docentes”. La cercanía hace que “la información sea eficaz y el riesgo asociado al consumo disminuya enormemente”. Por ello, desde Energy Control no se adopta una postura “paternalista”, sino de “aceptación de la persona y su decisión de consumo”.

“En Energy Control apoyamos la responsabilidad ante el consumo”

En las sedes de Madrid, Barcelona, las Islas Baleares y Andalucía se organizan charlas y talleres didácticos para mantener al público “informado y actualizado”. Aunque las consultas directas siguen siendo la forma de contacto más común. “Hay gente que acude a informarse por curiosidad, otros para reconocer substancias, pero lo que todos valoran es que se les hable sin tabúes, con claridad”. “Preguntamos mucho y escuchamos más”.

En el grueso de las actividades de Energy Control se incluye la presencia en grandes eventos, fiestas, y festivales de todo tipo, mediante stands informativos que también suelen contar con un laboratorio móvil para el análisis de substancias in situ. Mediante un rápido y sencillo test reactivo se obtiene información sobre la composición de la substancia. “Esto permite al consumidor conocer de forma realista los riesgos a los que se expone”, porque “muchas veces las substancias analizadas no se corresponden con lo esperado, y el riesgo de intoxicación con adulterantes suele ser más peligroso que las mismas drogas”.

Además, gracias a la colaboración de la plataforma con el Instituto Nacional de Investigación Médica (INIM) de Barcelona, también pueden solicitarse desde la web pruebas de laboratorio más complejas para determinar los componentes reales de cualquier posible droga.

La exageración se convierte en desinformación, y los usuarios le pierden el miedo al consumo

En la página web de Energy Control se cuelga información periódica relacionada con las drogas: substancias de reciente aparición, advertencias puntuales y novedades en el ámbito legislativo. Actualmente, el foro de Energy Control cuanta con alrededor de 12.000 usuarios activos, más de 16.000 seguidores en redes sociales y su web recibe cerca de un millón y medio de visitas al año.

¿Consumo responsable?

“En Energy Control apoyamos la responsabilidad ante el consumo“, afirma una portavoz. “Las campañas a favor de la abstinencia han demostrado su ineficacia e insensibilizado a muchos consumidores”, puesto que llega un punto en que “la exageración se convierte en desinformación, y los usuarios le pierden el miedo al consumo”.

El perfil que más abunda entre los consumidores es el “recreativo no problemático”. Se trata de un “consumidor experimental” que desea recabar información para aprovechar la experiencia sin exponerse a riesgos importantes. De lo que se extrae que “toda esta planificación previa al consumo ha demostrado llevar a consumir con menor regularidad y por tanto con mayor responsabilidad”.

“En Energy Control creemos que es posible un consumo responsable y apoyamos una regularización de las drogas“, porque, al final, “el hecho de que el mercado de las drogas esté en manos de las mafias, solo deriva en problemas más graves, tanto para la salud como para la sociedad”, se insiste desde la plataforma.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.