Hackaton: 48 horas para crear un software de éxito

Imagina que tienes 48 horas para crear un software novedoso que pueda triunfar en el mercado en pocos meses… ¿te parece imposible? Quizá a ti sí, pero a los participantes de los “hackaton” no hay nada que se les resista.

Un hackaton es un evento organizado por una compañía con la intención de captar talentos y nuevas ideas en el campo tecnológico. Normalmente un hackaton dura alrededor de tres días, siendo el primero para proponer ideas y formar grupos de participantes, y los otros dos para desarrollar un prototipo del proyecto y votar al ganador o ganadores. En cada edición de un hackaton se ofrece un premio para el mejor proyecto, que puede ser desde una oportunidad para desarrollar la idea íntegramente en el seno de la empresa, una suma de dinero en metálico, y hasta la oportunidad de ser contratado por la propia empresa organizadora.

Las ideas desarrolladas en un hackaton van de lo más simple a lo más complejo

En estos eventos se dan cita profesionales de diferentes sectores. Uno de los objetivos principales es establecer relaciones entre los profesionales de la informática y el resto de industrias para promover la integración de nuevas tecnologías en las prácticas empresariales. “Las empresas tecnológicas no son las únicas que necesitan desarrolladores de software, prácticamente todos los sectores necesitan modernizarse para no perder de vista las oportunidades comerciales que las nuevas tecnologías ofrecen”, afirma Kelson Martins, desarrollador de software y parte del equipo ganador del evento “Hack (make) the bank”, que tuvo lugar el año pasado en Belfast, Irlanda del Norte.

“Hack (make) the bank” es el hackaton particular del Ulster Bank, creado con el objetivo de mejorar la experiencia del cliente con el banco. Por ello, todas las ideas presentadas deben estar relacionadas con las necesidades de la banca, aunque también existen hackatons libres.

“Mucha gente acude solo para mejorar sus habilidades en diferentes campos de la programación y para conocer nueva gente relacionada con su sector. Actualmente están ganando popularidad en Irlanda debido al gran número de empresas tecnológicas que se se han asentado aquí en los últimos años.” afirma Kelson Martins.

Todo inventado y todo por inventar

Las ideas desarrolladas en un hackaton van de lo más simple a lo más absurdo y complejo: desde una aplicación en el móvil para reservar un fin de semana de entrenamiento en un gimnasio en el extranjero, hasta un sistema de reconocimiento de los patrones de comportamiento de los usuarios de cajeros para ofrecer mayor seguridad a la hora de retirar dinero en la calle.

Puedes tener una buena idea y saber desarrollarla, pero si no sabes presentarla, nadie va a invertir en ella

En el primer día de un hackaton, cada individuo tiene un minuto para presentar su idea, exponer las competencias que posee y solicitar las que cree que necesita para llevar a cabo su proyecto. Cuanto todos los miembros de los grupos han sido reclutados, se reúnen y trazan un plan de actuación para las siguientes 48 horas.
Los grupos suelen estar formados por perfiles de todo tipo.

Los desarrolladores de software son imprescindibles para llevar a cabo el proyecto final, pero el enfoque y objetivos de corresponden a los empresarios, así como la apariencia final y la presentación a los diseñadores. “Todos los aspectos son importantes a la hora de presentar un nuevo producto. Puedes tener una buena idea y saber desarrollarla, pero si no sabes presentarla al público, nadie va a invertir en ella.” asegura Martins.

“La idea que presentamos era buena, aunque competíamos con otras que gustaron mucho a los miembros del jurado -añade-. La nuestra en particular consistía en el desarrollo de una aplicación para sistemas Android e IOS que permitiera ofrecer ofertas alternativas más asequibles de luz, agua, gas y electricidad a los usuarios. Mediante un escaneo de la información disponible en la red y el uso de una simulación de datos de falsos clientes, desarrollamos un prototipo funcional en menos de 48 horas con el que conseguimos el primer premio. Dormimos poco y algunos nada, pero los tres meses siguientes los pasamos en Dublín, trabajando en nuestro proyecto en plena sede del Ulster Bank. Esa fue una experiencia única.”

Hace unas semanas, Kelson Martins recibió una oferta del Ulster Bank para participar en el hackaton que se iba a celebrar en Edinburgo los días 9, 10 y 11 de octubre, esta vez como mentor. Por desgracia para él, tuvo que rechazar la oferta, ya que su nuevo trabajo en IBM no le deja demasiado tiempo para viajes de placer. Eso sí, dentro de unas semanas parte hacia los E.E.U.U para desarrollar un proyecto en la sección de IBM en Texas, porque ahora compite a lo grande.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.