125 años bebiendo cerveza

Color ámbar, espuma abundante y esponjosa, el aroma caramelizado procedente de las maltas tostadas se mezcla con el cítrico que aportan los diferentes lúpulos y un sabor intenso, amargo, persistente y equilibrado que permanece en la boca. Es ‘Maravilla’, una de las cuatro cervezas especiales que se pueden degustar en el Espacio M125 situado en el Centro Cultural Conde Duque donde la marca de cerveza Mahou San Miguel celebra sus 125 años de vida.

Un recorrido que permite conocer su historia a través de contenidos multimedia, la exposición de algunas de sus botellas míticas como ‘el botijo’, una de las más reconocibles y que más tiempo estuvo a la venta, o la cata y degustación de las cervezas de edición especial que Mahou lanza en conmemoración de una fecha tan importante para la centenaria marca madrileña.

La exposición comienza en una sala donde unas pantallas táctiles permiten conocer algunas curiosidades de la empresa cervecera a través de imágenes ilustrativas, vídeos y juegos. Aplicaciones interactivas que hacen que el visitante se mueva a sus anchas y seleccione aquellos aspectos que desea saber. En la siguiente sala se encuentra una recreación de una barra típica de bar. Aquí se realizan las catas y degustaciones de los distintos tipos de cerveza, desde las ediciones especiales, como la ‘Amaniel’ que toma el nombre de la calle en la que se situaba la primera fábrica, hasta la clásica que se encuentra en cualquier bar. Cada cual con su gusto. Además, en este espacio se muestra la historia de su fundador, Casimiro Mahou. También de sus hijos que fueron los que hicieron realidad el sueño de su padre de crear una marca de cerveza.

Cerveza y fotografías

Uno de ellos, Alfredo Mahou y Solana, es el protagonista en la siguiente sala. En ella se encuentra la exposición fotográfica Almayso, una de las joyas del evento. La obra del que fue el director de la primer fabrica y uno de los fundadores de la marca, muestra las costumbres típicas de la sociedad de finales del siglo XX y principios del siglo XIX. Una tarde en el Parque del Retiro, un paseo por la Castellana o un día de compras en el rastro son algunos ejemplos.

En la cuarta sala se muestra una amplia colección de botellas históricas de la compañía. Desde el primer botellín hasta el que se comercializa hoy en día. Nada tienen que ver. Tampoco los cuatro ingredientes que forman la cerveza y que se muestran en este espacio de la exposición. Agua, lúpulo, cebada y levadura. “Este último es el más importante y secreto de la cerveza”, explica Natalia Vera, embajadora de marca de Mahou, es el que marca la diferencia.

La levadura es el ingrediente más importante y secreto que tiene la cerveza

Y después de conocer la historia y curiosidades de la marca y los secretos mejor guardados de la cerveza, toca aprender el arte de tirar una buena caña. Es el sommelier el que enseña al público no solo a servirla, sino también a degustarla como se debe. Como el vino. Una de la parte favorita y más esperada de la visita. “los sábados se llena de gente de todas las edades”, comenta Natalia Vera.

Espacio Mahou, que desde el mes de julio ha estado centrada en Mahou San Miguel, se ha podido visitar de martes a jueves de 17.00 a 21.00 horas y de viernes a domingo de 12.00 a 21.00 horas y ha estado disponible hasta principios de octubre, cuando entra en una segunda fase donde centrará la atención en la marca Mahou y que abrirá sus puertas hasta el mes de diciembre continuando así con la celebración de los 125 años de la cervecera madrileña.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.