Kiko Matamoros: “Sueño con retirarme a ver la hierba crecer”

Solícito, amable y hasta tierno, así es Juan Francisco Matamoros (Madrid, 1956) fuera de los platós de televisión. Nadie podría imaginar que este chico con inquietudes artísticas y que se apeó de la carrera de Derecho, se convertiría en un personaje mediático tan controvertido. Comenzó en el mundo del espectáculo como modelo publicitario y durante años fue representante de artistas hasta que en el 2002 se dio a conocer por su participación en el programa Salsa Rosa.

Desde entonces, como pez en el agua, desarrolla su carrera profesional como colaborador de programas del corazón y tertulias deportivas. Y es que a Kiko Matamoros siempre le han movido el corazón y el deporte. Es consciente de que su personalidad arrolladora desata de igual forma odios y pasiones en cada aparición televisiva, pero en ningún caso quiere -ni tal vez puede- pasar desapercibido.

Pregunta: ¿Cómo recuerda sus primeros años en televisión?

R: La verdad, es que fue una cosa que no buscaba, sobrevenida. Yo me dedicaba a la representación artística y me dijeron: “creo que tienes una entrevista”. El lunes siguiente tenía una oferta del mundo de la televisión para firmar por un programa de investigación. Por mi currículum profesional pensaron que podía encajar y desde entonces llevo sin parar desde hace 15 años.

P: ¿Le han dicho alguna vez que su físico intimida?

R: Muchas veces, pero yo no pretendo intimidar con el físico a nadie, yo pretendo intimidar -si es que intimido- con la palabra.

“Yo pretendo intimidar -si es que intimido- con la palabra”

P: ¿Qué hay de esa etiqueta de tipo duro y provocador?, ¿qué hay de cierto en todo eso?

R: Yo no te niego que algo se cultiva, es decir, eso es algo que va en el sello de cada uno. Creo que buscamos un perfil que sea televisivo y que enganche a la gente de alguna manera. Así que por circunstancias, lo cultivo y lo aprovecho.

P: ¿No tener pelos en la lengua es un defecto o una virtud?

R: Depende de para qué, para ir al juzgado es un defecto, para el espectáculo es una virtud (risas).

P: Pero decir siempre lo que piensa le habrá causado más de un disgusto. ¿Alguna vez le ha jugado una mala pasada su personalidad visceral y después se ha arrepentido al finalizar el programa?

R: Pues ciertamente, alguna vez si que sucede, te vas a casa con mal sabor de boca porque te has excedido en algún comentario o adjetivo. Son muchas horas las que uno está dando la cara y al final es normal que estos errores se cometan.

P: Por ejemplo, “republicano, ateo y madridista” ¿es una declaración de principios o es una simple provocación?

R: No, una provocación sería que atacase a quien profese mi ideología, pero creo que esto es absolutamente respetable, como yo no ataco al que cree en Dios, o al que sea monárquico o del Barça. Yo respeto a todo el mundo y lo que pretendo es que todo el mundo me respete. Sé que esto es muy difícil y más en una red social donde últimamente hay un infecto olor a alcantarilla.

P: ¿Cuál es el precio personal y emocional de exponer públicamente su vida privada?

R: El precio es alto. Pero es una elección y no se le puede echar la culpa a los demás. Uno carece de privacidad y al final la fama tan solo es un run-run que va detrás de uno cuando entra en un restaurante o en una discoteca. Yo creo que hay que asumir las cosas, y al que le moleste la fama, que se dedique a otra cosa. A los que hacemos un oficio de cara al público, nos compensa de alguna forma esa fama. A veces es un lastre y otras un privilegio.

“Al que le moleste la fama, que se dedique a otra cosa”

P: ¿Existe la amistad sincera entre compañeros de plató?

R: Supongo que hay gente entre la que existirá, y otra gente entre la que esta amistad será convenida.

P: ¿Con qué sueña Kiko Matamoros?

R: Con tener el dinero suficiente como para poder retirarme con cierta holgura y elegancia. Y como todos, sueño con la felicidad. Me gustaría poder alejarme del mundo de la televisión y dedicarme a il dolce far niente, a ver las olas romper, o ver la hierba crecer. A leer poesía, a ver buen cine y a disfrutar de la gente que quiero.

About María Matos

Estudiante de 4º de Periodismo

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.