Juan Caño: “Futuros periodistas: no seáis pasotas, pusilánimes ni negativos”

Después de ocho años como profesor en Villanueva C.U., Juan Caño deja la docencia. Con una carrera larguísima y plagada de éxitos, es uno de los personajes más influyentes en la historia de las revistas de nuestro país. Su experiencia como empresario y periodista, además de vivir en primera persona alguno de los acontecimientos más importantes de las últimas décadas, es todo un ejemplo a seguir para los futuros comunicadores.

Pregunta: Además de enseñar, ¿que ha aprendido Juan Caño durante los ocho años de profesor de Villanueva C.U.?

Respuesta: Pues Juan Caño ha aprendido en estos años que es mucho mejor que a uno le echen de menos a que le echen. Por eso he elegido este momento para poner fin a mi corta carrera como profesor universitario, que me ha proporcionado innumerables gozos y ninguna sombra.

P: ¿Cuál es la clave para sacar y triunfar con tantas revistas?

R: En mi caso, como en la de muchos otros que han tenido éxito en sus carreras, no se puede reducir a una sola clave. Creo que es preciso hablar de tres, al menos: la primera, fortuna, entendida como suerte y estar en el sitio adecuado en el momento preciso; la segunda, trabajo, todos los días del año y todas las horas del día; y la tercera, talento e intuición, combinación con la que se puede vencer a cualquier adversario.

¨El periodismo es la profesión más bonita del mundo¨

P: Hace poco más de un mes, falleció Jesús Hermida, recordado por presenciar y cubrir en directo el lanzamiento del hombre a la luna. Lo que no tanta gente sabe es que Juan Caño también estuvo trabajando en esa retransmisión. ¿Cómo recuerda este acontecimiento? ¿fue el más importante de su carrera?

R: Tanto en Cabo Cañaveral, desde donde despegó el Apolo XI, como desde Houston, desde donde se dirigió el alunizaje, había cerca de un millar de periodistas de todo el mundo. Solo tres éramos españoles: Jesús Hermida, por TVE; Jose María Massip, corresponsal del ABC en Washington; y yo que fui enviado por Europa Press y la revista Actualidad Española. Nunca en mi vida me había ocurrido, y desde luego nunca me ha vuelto a ocurrir, que me pidieran un autógrafo sobre una de mis crónicas. En un avión fui reconocido por un joven que leía en la Actualidad Española mi relato de la llegada del hombre a la luna, que fue publicado con una foto mía, y me pidió que le firmara el reportaje. Me llenó de orgullo. Pero no puedo decir que fuera el acontecimiento más importante de mi carrera. Considero más importante, por ejemplo la creación de algunas revistas, como es el caso de Muy Interesante

P: En una trayectoria tan completa como la suya, ¿hay algo de lo que se arrepiente de no haber hecho?

R: Claro que me arrepiento de cosas, de muchas. De no haber cambiado algunas portadas, realmente malas, porque se echaba encima la hora del cierre; de haber aceptado algunas presiones publicitarias para contentar a los hombres del dinero; de no haber despedido a ciertos colaboradores a tiempo y de no haber contratado a muchas personas valiosas… Me arrepiento de no haber luchado hasta la extenuación por la conquista de la excelencia en una profesión que para muchos ha sido, y naturalmente yo me incluyo, la más bonita del mundo.

P: ¿Y algo que no haría de nuevo?

R: En algún momento de mi vida me vi obligado a trabajar para jefes mediocres. Recuerdo especialmente un par de ellos. Ahora es fácil decir que no lo volvería a hacer, pero recomiendo que quienes tengan que enfrentarse a situaciones en las que la ineptitud de quien manda es obvia, no se lo piensen dos veces y dimitan o denuncien o hagan ambas cosas a la vez, sin tener en cuenta otras consideraciones.

Futuro

P: ¿A qué se va a dedicar Juan Caño a partir de ahora?

R: Estoy esperando a que se me ocurra algo. Estoy abierto a sugerencias. He escrito tres libros, quizás comience el cuarto.

P: ¿Qué consejo le daría a los futuros periodistas?

R: Que no sean pasotas, pusilánimes o negativos ante periodos de crisis o incertidumbre como el actual. El éxito en la profesión y en la vida está reservado para aquellas personas en quienes habita la pasión. Y si algo define a la vocación periodística es la pasión.

Deja una respuesta