Banco de Alimentos: solidarios de sueños truncados

Talleres, acompañamiento de mayores, donaciones de sangre, asistencia a personas descapacitadas, al fin y al cabo, acciones solidarias. Y, como dijo un sabio anónimo, “la solidaridad debería ser el idioma del mundo”. Un idioma necesario, que conforta a quienes lo practican y ayuda a quienes más lo necesitan.

Una necesidad que ha estado muy presente en los últimos años y que ha hecho tomar conciencia de la situación límite que viven miles de familias. El Banco de Alimentos de Madrid se ha convertido en una organización fundamental para los más necesitados. Allí llevan a cabo el proceso de empaquetado de alimentos no perecederos que los voluntarios recolectan, a través de las recogidas de alimentos en centros comerciales, de las aportaciones de ongs, como Cáritas, de empresas y de particulares. Posteriormente, estos alimentos irán destinados a comedores sociales y a los domicilios de las familias.

La solidaridad debería ser el idioma del mundo

Al servicio del ciudadano

Hemos oído y leído una y otra vez que los medios de comunicación deben estar al servicio del ciudadano, una afirmación más cercana a la utopía que a la realidad. Radio Almenara no sólo se salta las reglas, sino que va más allá. Esta emisora del madrileño barrio de Ventilla, impulsada por estudiantes, colabora con diversas plataformas y colectivos y, además, realiza talleres gratuitos para adolescentes de familias con pocos recursos pero con muchas ganas de aprender, sobre todo, a hacer radio. Una manera de ayudar, enseñando y divirtiendo a los chavales del barrio.

(Con la colaboración de Silvia Villamor)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.