Dopaje, el gran desafío del deporte

Estimulantes, hormonas, diuréticos, anabólicos, todos estos componentes tienen una finalidad muy diferente, pero algo en común: son sustancias dopantes prohibidas.

El Comité Olímpico Internacional (COI) define el dopaje como “la promoción, incitación, consumo o utilización de las sustancias y grupos farmacológicos prohibidos y, de los métodos no reglamentarios destinados a aumentar las capacidades físicas de los deportistas o a modificar los resultados de las competiciones en las que participan.” El doping, a largo plazo, puede causar secuelas irreversibles más graves que las originadas por el consumo de cocaína.

Vicente Ferrer, agente de control antidopaje y especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte, advierte de que “el uso de las sustancias dopantes se ha extendido a otros núcleos distintos a los deportistas de élite, en especial a la gente joven, indistintamente de cual sea su nivel de deporte”.

Efectos del doping

Son muchos los compuestos farmacológicos que, al ser ingeridos, provocan un aumento artificial del rendimiento al deportista y en consecuencia, están prohibidos en la práctica deportiva.

La muerte súbita es otra de las posibles consecuencias del dopaje

Los esteroides anabolizantes androgénicos, de la familia de los anabólicos, son las sustancias más conocidas por todo el mundo. Se consumen con la intención de “aumentar la fuerza muscular y la resistencia del deportista, hacen que el organismo se recupere rápidamente de las sobrecargas físicas y aceleran casi todos los procesos de biosíntesis, en especial, la síntesis de proteínas”, asegura Ferrer.

Como cualquier otra droga, los anabólicos pueden provocar efectos perjudiciales sobre el sistema cardiovascular, además de “trastornos en el tamaño y la composición corporal, como hirsutismo, crecimiento excesivo del vello; ginecomastia, engrandecimiento de las glándulas mamarias en los hombres; e hipertrofia del clítoris, malformaciones en dicho órgano.”

Otro gran grupo de sustancias prohibidas lo forman las hormonas peptídicas y de crecimiento. Al igual que otras proteínas, éstas están diseñadas para originar un “aumento de fuerza y resistencia, acelerar el metabolismo y reducir los efectos del estrés. El uso de hormonas eleva peligrosamente la posibilidad de que la persona que consume dichas sustancias sufra una trombosis o un infarto”, explica Ferrer. Aunque su incidencia es baja, la muerte súbita es otra de las posibles consecuencias del dopaje.

¿Cómo frenar esta práctica?

Las sustancias dopantes prohibidas están en continuo desarrollo. Para combatir el dopaje en el deporte, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), cada año actualiza la Lista de Prohibiciones con las sustancias y métodos que están prohibidos en todo momento, tanto fuera como dentro de cualquier competición deportiva.

“En el culturismo, las personas que utilizan este tipo de práctica destacan a simple vista”

En los últimos años, el dopaje se ha convertido en el gran desafío de las instituciones deportivas más importantes del mundo. Alberto Sánchez, instructor del gimnasio Go Fit, asegura que “son varias las organizaciones que se han preocupado por acabar con este tipo de prácticas. A nivel internacional, destaca la UNESCO o la Agencia Mundial Antidopaje. En nuestro país, a través de la Agencia Española Antidopaje y con la Ley Orgánica de protección de la salud del deportista.”

Detectar estas prácticas depende de la constitución corporal de cada persona. “Hay gente que tiene un desarrollo muscular que no es normal de la práctica exclusiva del bodybuilding o levantamiento de pesas. Dentro del mundo del culturismo, las personas que utilizan este tipo de práctica destacan a simple vista“, afirma Sánchez.

Como hay cosas que no cambian, no hay nada mejor que practicar deporte de una manera responsable. Porque aparentar una excelente condición física, en el fondo, no implica estar en forma. Como tampoco es un mérito conseguir un cuerpo fibrado haciendo uso de alguna que otra ‘trampa’. La clásica receta no falla. Una buena alimentación y ejercicio físico rutinario son las claves más saludables para mantener un cuerpo de escándalo.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.