“La Lista Falciani demuestra la utilidad del periodismo de datos”

Josu Mezo, editor de malaprensa.com; Álvaro Rigal, jefe de edición del ElConfidencial.com y Eduardo Segovia, Jefe de la sección de Empresas en ElConfidencial, explicaron en las XII Jornadas de Periodismo del Centro Universitario Villanueva los errores más comunes que manchan el periodismo de datos y hablaron sobre el último hito del periodismo de datos, la Lista Falciani, que prueba la utilidad de esta tendencia de la información.

“No hay que ser ingeniero para evitar los errores que se producen muchas veces en el periodismo”. Josu Mezo se refiere así a las herramientas básicas que todo periodista debe utilizar para informar: lógica, sentido común, cultura general y olfato periodístico entre las más importantes.

El periodista de malaprensa.com explica cómo los errores más comunes que se cometen en el periodismo de datos se producen por no formular la pregunta “¿y usted cómo sabe eso?”. Josu Mezo describe al periodista como una profesional que tiene que definir conceptos, contrastar datos y aplicar una lógica en sus informaciones. “Si yo sé que en España hay 46 millones de personas y quiero investigar cualquier dato a nivel nacional, tengo que relacionar las cifras con sentido común para no poner más ceros o menos”, explica.

“No hay que ser ingeniero pra evitar los errores que se producen en el periodismo”

Los errores en la información de datos también se producen por no definir bien los conceptos. Tal y como explica Mezo, la definición de pobreza que se maneja en las estadísticas internacionales no tiene relación con el concepto de pobreza que tiene en mente la población porque es un concepto relativo, que depende del nivel de riqueza que tiene cada país.

[Consulte todas las crónicas y los vídeos de las Jornadas de Comunicación de Villanueva]

Y es que además de los errores estadísticos y de conceptos, también hay errores de falta de investigación. “No se si habéis visto la cifra que se presenta en las noticias sobre el número de personas que trabajan en la prostitución en España, alrededor de unas 400.000 personas”- explica Mezo- “y ese dato nadie sabía de dónde salía. Era como un bulo que pasaba de periódico a periódico sin saber su fuente, hasta que descubrí que en el año 78 Karmentxu Marín publicó esa cifra en el País”.

Otros errores en el periodismo de datos

Pero no sólo se trata de errores numéricos. El periodismo de datos encuentra un obstáculo: el tiempo. El fenómeno que se produce actualmente en los medios de comunicación es el del teletipo y la información volcada, lo que provoca una falta de investigación para contrastar los datos. Este es el primer error que explica Álvaro Rigal junto con la falta de recursos en las redacciones. Ambos periodistas del elConfidencial explican, en relación a la Lista Falciani, la necesidad de programas informáticos para la investigación de datos.

“La Lista Falciani es una muestra de cómo el periodismo de datos se convierte en una gran labor periodística”, explica Eduardo Segovia, “te encuentras con mucha cantidad de información que tienes que procesar y entender”.

De esta manera, Álvaro Rigal y Eduardo Segovia explican cómo fue el proceso de investigación de la Lista Falciani y cómo dieron salida a toda la información encontrada. “Desciframos mediante programas informáticos como Linkurious y otras plataformas digitales todos los datos que Le Monde nos facilitó”, comenta Rigal.

Sin embargo, la labor periodística se complicó cuando encontraron millones de cifras sin ninguna relación directa aparente. “Tuvimos que utilizar palabras clave en inglés como paraísos fiscales, para encontrar las cifras de las sociedades que estaban presentes en las Lista Falciani porque por supuesto, no encontrábamos los nombres directamente”, afirma.

Un diamante en bruto de información

Tras la investigación, ambos periodistas se hicieron la pregunta: “¿Cómo vamos a dar salida a esta información?”. La Lista Falciani era como un diamante en bruto que necesitaba mantener el impacto y el interés de la gente. Y es que Álvaro Rigal también explica la multi-funcionalidad del periodista a la hora de redactar la información. No sólo escribe, sino que llama a los protagonistas de la información, traduce la información económica y fiscal, y además se encuentra en situaciones que pueden poner en peligro el dinero de la empresa, en concreto los ingresos de publicidad de las empresas, por seguir el rigor periodístico.

Al finalizar la conferencia toca el turno de preguntas, y tanto Josu Mezo como los periodistas de elConfidencial respondieron a cuestiones relacionadas con los posibles enemigos de los medios, la falta de libertad en el periodismo y la formación de un periodista económico.

“Dicen que escribimos de mala fe”, explica Álvaro Rigal, “pero es que nosotros no nos dedicamos a escribir la propaganda de las empresas”. Y es que la información económica, al igual que el resto de informaciones, se enfrenta a la falta de libertad que existe en los medios de comunicación. Aunque como aseguran los dos periodistas de elConfidencial, si el periódico tiene independencia, el periodista la tendrá también.

Con información de Cristina Pita da Veiga

About Amparo González Giraldós

Estudiante de 4º de Periodismo y Moda

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.