De becario a socio del despacho de abogados

Íñigo Sánchez del Campo Basagoiti estudió la carrera de Derecho y Económicas en el Centro Universitario Villanueva hace 10 años y desde entonces le ha ido francamente bien. Tras unas prácticas de un año en la empresa Firma Profesional, comenzó en el despacho Thomás de Carranza Abogados, del que ahora es socio. cuv3 se acerca a su despacho para que nos cuente cómo recuerda aquellos años de estudiante y para lo que le han servido.

P: ¿Por qué decidió estudiar en Villanueva y no en otra universidad?

R: Porque buscaba una universidad que estuviese centrada en sus alumnos básicamente, tanto a nivel de prácticas como a nivel de actividades extra curriculares, todo el tema de la titulación del derecho, los idiomas, los seminarios jurídicos que teníamos una vez a la semana, el curso de informática y la posibilidad de hacer prácticas todas las tardes en la universidad, que al final te hacían tener una evaluación continua. En otras universidades se centran más en la teoría, en el estudio y en sacar una titulación, pero abstracta. Lo que yo veía en Villanueva era lo contrario, te formaban a través de la práctica.

P: ¿Cómo recuerda su paso por la universidad?

R: Pues después de 10 años lo recuerdo con añoranza, al final son años que pasan rápido y yo siempre recomiendo que se disfruten. Cuando empiezas a trabajar todo es mucho más rápido, nace la responsabilidad y siempre recuerdas la universidad, en este caso a Villanueva, por el trato continuo que te dan los profesores, el claustro, los tutores… Al ser clases muy pequeñas son profesores a los que conoces desde el primer día hasta el último día del quinto año y al final todo eso queda. Son cinco años que al final recuerdas, aunque cuesten, y haya que estudiar y esforzarse.

“De mi enseñanza en la universidad siempre defiendo el estilo”

P: ¿Cómo ha sido su trayectoria profesional después?

R: Yo por suerte acabé la carrera en tiempo, hice mis cinco años, mis dos titulaciones, en derecho y económicas, y por suerte conseguí unas prácticas con una empresa que colabora con la universidad, Firma Profesional, así que estuve un año conociendo el mundo de la empresa. Después entré a formar este despacho, Thomás de Carranza Abogados, y 10 años después sigo siendo abogado, más viejo, con más experiencia y con todo lo que buscaba.

[Conoce otras historias de éxito de los Alumni Villanueva]

De becario a socio del despacho

P: ¿Cómo ha sido su evolución dentro de Thomás de Carranza Abogados?

R: Yo entré con Santiago Thomás de Carranza, a los dos meses de su fundación. El despacho cumple 11 años, yo cumplo con él 10 y medio. Empecé como abogado en prácticas y a día de hoy soy socio. Fuimos 2 y hoy somos 24.

P: ¿Se ha visto mejor preparado, en algunos aspectos, que otras personas de otras universidades?

R: De mi enseñanza en la universidad siempre defiendo el estilo. Ahora se ha puesto de moda el sistema Bolonia y hace 10 años yo ya lo tuve. A mí me enriqueció mucho la universidad porque en civil, por ejemplo, tuvimos 2 años de práctica semanales, en penal teníamos casos prácticos… de esta forma ves un poco lo que vas a ver en el futuro. Creo que un abogado acaba la carrera conociendo mucho pero sin ver derecho. Yo ahora esas carencias intento suplirlas con la gente que entra en el despacho, pero cuando entra gente de Villanueva veo que ya tienen esa base.

(Con información de: José María Alvear Garrido)

About Irene De Oro-Pulido Álvarez

Estudiante de 4º de Periodismo y EBS en el Centro Universitario Villanueva.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.