“Cada inmigrante que muere en la playa es un grito que debemos escuchar”

Chema Santana, uno de los periodistas canarios fundadores del periódico digital “Guinguinbali”, recalca la necesidad de conocer la información, no solo de Europa y de Estados Unidos, sino de aquella relacionada con el continente africano.

“Los afrodescendientes merecen la reconstrucción de su memoria”

Vocación por el periodismo

P: Esta es una pregunta un poco más personal, desvinculada del tema de la entrevista, ¿por qué decidió estudiar periodismo?

R: Siempre me gustó contar a los demás lo que sucedía en el mundo, esa fue la clave. Además tuve dos profesoras en Secundaria que nos hacían analizar los medios de comunicación, a raíz de ahí me llamó la atención ser yo quien contarse esas historias para que los demás las interpretasen.

Conectando con África

P: En cuanto al periódico digital “Guinguinbali”, ¿cuál fue su motivación para crearlo?

R: Siempre he tenido una clave internacionalista de los acontecimientos, me gusta seguir el periodismo internacional, en general, la actualidad política y social internacional. Pero lo que me llevó a crear un periódico especializado en África fue la llegada de personas del continente africano a Canarias en pateras en tales condiciones. Una vez entrevisté a Cristina Almeida, diputada de Izquierda Unida, y me dijo: “Cada mujer que muere por violencia de género es un grito que debemos escuchar”. Desde entonces, lo aplico a cualquier persona que sufre, por lo que cualquiera que muere en una playa tras haber llegado en una patera es un grito que debemos escuchar. Escuchando y entendiendo ese grito se comprende que Canarias, ubicada al lado de África, es el lugar perfecto para crear este medio que tiene como objetivo hacer llegar más información africana a los ciudadanos, y que Canarias sea una escuela de periodistas especializados en África.

P: ¿Qué capital tuvo que invertir para crear el periódico?

R: Alrededor de 30.000 euros, unos 6.000 euros, con conciencia de que no es un capital suficiente, en material técnico, y el resto del dinero iba destinado a un año de viabilidad, que tampoco fue suficiente. Cuando lo hicimos fue sin experiencia y asumiendo un riesgo que no medimos en su día. Por ello, desde entonces, hacemos una gestión distinta, en base a los recursos que tenemos. No hacemos y aconsejamos no hacer una gestión en base a préstamos o recursos de los que no se disponen, porque supone sembrar trampas en las que podría caerse.

P: ¿Qué beneficio obtiene por el periódico?

R: Ahora mismo, el beneficio que obtenemos apenas tiene forma de capital, prácticamente, en su totalidad, obtenemos un beneficio social. Nosotros invertimos ese beneficio social en más formación, es decir, cuentan con nosotros universidades, institutos, fundaciones o medios de comunicación para aportar nuestro conocimiento sobre la materia. Nosotros lo aportamos, casi siempre, de forma gratuita, no porque no queramos cobrar, sino porque con nuestra aportación conseguimos sembrar, más allá de los lectores habituales de “Guinguinbali”, una conciencia de conocimiento sobre África. Esto no es siempre así, puesto que trabajamos de forma discrecional, dependiendo de quien se trate tenemos unas tarifas u otras o, directamente, no tenemos tarifas. Si una ONG nos pide un servicio que podemos realizar de forma gratuita lo hacemos, pero si se trata de una empresa a la que le supone una inversión el servicio que prestamos, claramente, le cobramos.

P: ¿Cuál ha sido el crecimiento de la web hasta ahora?

R: En cuanto a lectores, hemos logrado unos 400.000 anuales. Pero, sobre todo, estamos firmando convenios con universidades y centros de pensamiento latinoamericanos, ya que en un principio no analizamos la misma carencia que tiene América Latina de información sobre África. Estamos intentando dar mayor información vinculada con América Latina, ya que hay una cifra importante (280.000) de afrodescendientes en el continente americano, que actualmente han tenido acceso a las instituciones, a la visibilidad pública, y han reclamado una reconstrucción de su memoria.

P: ¿De qué equipo humano dispone “Guinguinbali”?

R: Pasamos de tener, en un principio, 12 colaboradores y 6 trabajadores de forma permanente, a aumentar desde 15 a 18 el número de colaboradores y disponer, únicamente, de tres trabajadores constantes. Además, es positivo que todos los trabajadores aceptan nuestra filosofía, que consiste en que si nos reclaman de cualquier parte de España o América Latina para aportar algún tipo de conocimiento, acude, de nuestra parte, la persona que esté especializada en ese tema. Todos sabemos que trabajar en “Guinguinbali” es un compromiso colectivo que no supone un beneficio para nosotros, sino un beneficio que queremos dejar en la sociedad.

El honor de hacer periodismo

P: Como última cuestión, ¿Qué supone para usted haber recibido el premio Nicolás Salmerón de Derechos Humanos 2014?

R: Supone que alguien comprenda cuál es nuestra filosofía de trabajo y, sobre todo, personalmente, el agradecimiento a todos aquellos que nos han apoyado. Por otro lado, a nivel profesional, supone que Canarias, que está en la periferia del estado español, un día esté en el centro diciendo: “En la periferia tenemos relación con otro tipo de información”, que, por supuesto, es la información vinculada a África. En cualquier caso, no es más que eso, un reconocimiento a mis esfuerzos y ánimos para seguir trabajando.

(Visited 290 time, 1 visit today)

About Laura Fernández

Estudiante de 4º Periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.