Cuidado con las plantas o cómo saber cuáles son tóxicas

Ya queda poco para la llegada del buen tiempo y son muchas las personas y familias que deciden salir de la ciudad para desconectar de la rutina y darse un respiro. Los campos y ríos se convierten en el perfecto escenario para pasar un día rodeado de los seres queridos pero hay que tener precaución con lo que nos rodea. Las plantas se convierten en el elemento principal de nuestra salida y la falta de información sobre ellas puede hacer que nos topemos con plantas tóxicas que pueden hacer que nuestro día de descanso se termine antes de lo previsto. Son relativamente pocas y los envenenamientos provocados por vegetales son escasos, pero aún así es importante estar informados.

“La mayoría de las intoxicaciones son debidas a las setas”, explica María Dolores López, bióloga y experta en plantas. No todas las plantas tienen el mismo nivel de peligrosidad. Algunas son capaces de matar con una pequeña dosis, como la belladona o el acónito, otras en cambio afectan a personas sensibles como por ejemplo el limbo de las hojas de ruibarbo que causa la muerte a personas con enfermedades renales o a niños. “Algunos vegetales, como los ranúnculos, son simplemente irritantes y otros tendrían que ser ingeridos en grandes cantidades antes de producir efectos desagradables”, afirma.

Algunos vegetales en grandes cantidades pueden producir efectos desagradables

La toxicidad de una planta depende a menudo de la parte considerada como por ejemplo en el caso de las pepitas de la manzana y la almendra del hueso del melocotón son ricos en ácidos, mientras que el resto de la fruta es inofensivo. Por el contrario, todas las partes del tejo son mortales en dosis relativamente pequeñas, mientras que el arilo que envuelve la semilla es comestible y de sabor agradable.

Las plantas más tóxicas de España

Gran parte de la población, tanto urbana como rural, desconoce los efectos tóxicos de muchas plantas, y sin embargo la relación cotidiana con las mismas es estrecha y permanente. Los niños son particularmente vulnerables y pueden sufrir consecuencias muy serias al ingerir partes de las plantas, generalmente frutos; aunque los adultos pueden resultar con intoxicaciones por no tener suficiente información. Por ello, María Dolores López elabora una lista con las plantas más peligrosas para las personas en España.

  • Tejo (Taxus baccata L.): Se planta para formar setos. Se cultiva para la ornamentación de parques y jardines. Crece a la sombra y al sol, y se adapta a la mayoría de los suelos, soportando bajas temperaturas. Se puede confundir con el abeto. Su toxicidad provoca trastornos digestivos, nerviosos, respiratorios y cardiovasculares, pudiendo llegar a producir la muerte. Antaño se utilizaba para envenenar las puntas de las flechas. Las hojas y las semillas contienen alcaloides, en especial la taxina, que es muy tóxica. El arilo rojo y carnoso que envuelve las semillas está desprovisto de toda toxicidad y se puede comer ya que es dulce y mucilaginoso con la condición de no masticar la semilla, que es violentamente tóxica. El uso de esta planta es demasiado tóxico para emplearse en medicina, su conocimiento se utilizó algunas veces como abortivo, lo que dio lugar a fatales envenenamientos.
  • Acónito (Aconitum napellus L.): Se cultiva como planta ornamental. Dentro del género, hay 13 especies en Europa, de las cuales 5 están en la península Ibérica, todas en la montaña. Se puede confundir con ciertas Umbeliferas comestibles. Basta con frotar entre los dedos las hojas de ambas plantas para reconocerlas: la umbelífera posee un olor aromático característico, mientras que el acónito no es aromático. Para diferenciarlos se puede usar el olor, el hábitat (el acónito se encuentra en prados abonados por el ganado en las montañas) o la forma del tubérculo. La toxicidad del acónito es probablemente la planta más tóxica de nuestra flora. El resto de especies son igualmente peligrosas. La ingestión de una pequeña parte de la planta provoca trastornos nerviosos, visuales y cardíacos, los cuales provocan, a menudo y con mucha rapidez, la muerte. El mero hecho de coger la planta puede ocasionar dermatitis, sin mencionar las intoxicaciones en el caso de que su jugo penetre en el organismo por las grietas de los dedos. Nuestros ancestros envenenaban sus flechas de guerra con jugo de acólito. La planta entera contiene numerosos alcaloides tóxicos (aconitina, napelina…). La aconitina es mortal para el hombre en dosis de alrededor de los 5 mg.
  • Acebo (Ilex aquifolium L.): Se trata de un árbol pequeño, con frutos rojos. Se planta frecuentemente para la ornamentación. No hay posibles confusiones, pero los frutos rojos pueden ser tentadores. La toxicidad del acebo la encontramos en sus frutos. Su ingestión puede provocar trastornos nerviosos, por lo general de poca gravedad. Además su sabor no es agradable. Las hojas no se consideran tóxicas, aunque puede ocurrir que abusar de ellas provoque malestares.
  • Cicuta (Conium maculatum L.): Se trata de una planta que al frotarla desprende un olor desagradable. Es muy conocida por ser venenosa. Provoca trastornos nerviosos y respiratorios y puede llegar a producir la muerte por parálisis del diafragma. La toxicidad de la planta varía según la parte considerada (la raíz es menos peligrosa que el tallo o las hojas), la estación (los frutos son especialmente tóxicos justo antes de la madurez) y el lugar en el que crece (en Francia por ejemplo, la cicuta es más virulenta en el sur que en el norte). La planta seca es menos tóxica.
  • La adelfa ‘Nerium oleander’, una de las plantas más venenosas del planeta, sigue a la venta en España. De nada sirve que desde el 2004 esté prohibida la venta por su elevada toxicidad Sea a través de viveros o a través de internet, cualquiera puede sucumbir a un atractivo precio y recurrir a esta vistosa y resistente planta para decorar un jardín o un balcón. Si lo hace corre peligro. Especialmente si hay niños en casa o experimenta y emplea sus hojas como si fueran las de laurel. Los perros también corren el riesgo de morir por la ingestión de hojas de adelfa.
(Visited 5.686 time, 1 visit today)

About Lorena López Trujillo

Alumno de 4º de Periodismo en CUV

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.