El día a día de un policía municipal en el centro de Madrid

El distrito Centro de Madrid está permanentemente en ebullición los 365 días del año. El constante hormigueo que se desarrolla en las riberas de la calle Gran Vía es un fiel reflejo de la vitalidad de la capital madrileña. Pero el buen hacer de toda esta actividad no sería posible sin el trabajo que desempeñan los agentes de la Policía, tanto Nacional como Municipal. Porque “ser policía consiste en estar cerca del ciudadano”, en palabras de un sargento.

Los agentes tienen claro que la discreción es un aspecto fundamental

No resulta sencillo plantear un esbozo fidedigno del trabajo efectivo (o a pie de calle si se prefiere), de las fuerzas de seguridad urbanas. El frenesí que parece imperar en las típicas comisarías de Policía hollywoodienses se aleja bastante de lo que por norma suele suceder en las comisarías de Policía reales un día cualquiera. La mayor parte del trabajo de la Policía Municipal se basa en establecer y garantizar la fluidez de las vías de tráfico urbanas, al tiempo que se facilita el tránsito por las vías peatonales.

Las tareas secundarias de este cuerpo, y no por ello de menor importancia, se pueden agrupar en las patrullas por la zona, las revisiones de permisos municipales en negocios de venta general, además de restaurantes y bares cuando son acompañados por las autoridades pertinentes. Por otro lado, de los locales de juego y salas de fiesta se encargan los agentes del CNP, ya que ellos constituyen una autoridad judicial. Y este es el principal matiz que diversifica las actividades de ambos cuerpos.

Guardianes discretos

Más allá de las habituales rutinas de vigilancia callejera y supervisión de permisos municipales para los diferentes negocios de la zona, las patrullas se convierten en verdaderos puntos de referencia para los viandantes que, extranjeros o locales, ven en ellos una fuente de información o solución de conflictos menores imprescindible. Para desempeñar este trabajo como es debido, los agentes tienen claro que la discreción es un aspecto fundamental que debe caracterizar sus intervenciones.

A pesar de ello, los agentes, por lo general gozan de una alta visibilidad, para estar siempre en disposición de ayudar y propiciar que se cumplan las leyes del orden. No en vano existen alrededor de 35 comisarías de Policía Municipal y 20 de Policía Nacional repartidas por toda la Comunidad de Madrid.

(Con información de Inmaculada Fernández)

Deja una respuesta