De ruta gastronómica por el puerto de Luarca

Para los que todavía no lo conozcáis, Luarca es un pequeño pueblo costero del Principado de Asturias situado a 92 kilómetros de su capital, Oviedo. Tiene alrededor de 4.314 habitantes durante el año, pero en los meses de julio y agosto muchos turistas lo convierten en su lugar de veraneo, ya que sus fiestas son conocidas en todo el territorio. Y es que el puerto de Luarca es el lugar idóneo para alejarse del bullicio de la ciudad, disfrutar de un precioso paisaje, respirar aire fresco y comer en abundancia y de calidad, que para eso estamos en el norte.

La carretera del Faro ofrece una panorámica excepcional del puerto, las tres playas, el cementerio y la Atalaya

La Villa de Luarca tiene una extensión de 5,84 kilómetros cuadrados, por lo que en un fin de semana puedes conocerla sin problemas. Puedes acceder a ella por dos entradas y la mejor opción es tomar la carretera del Faro, ya que ofrece una panorámica excepcional del puerto, las tres playas, el cementerio y la Iglesia de la Atalaya.

El muelle, que parece de juguete, está repleto de barcos de pescadores y situado entre dos montañas, en cuyas laderas cuelgan las casas del pueblo. Además, está rodeado de multitud de bares y restaurantes, en los que se puede disfrutar de la más típica comida asturiana, de los productos de la tierra, y sobre todo del mar.

Dónde comer

No puedes visitar Asturias y no probar la sidra. La Dársena, dirigida por Milagros, es el lugar predilecto por la mayoría de los luarqueses para tomar el aperitivo. “Es el mejor para ir abriendo boca. Yo vengo aquí todos los días desde que era cría”, afirma con rotundidad Beatriz, clienta habitual. Y entre “culín” y “culín” de sidra es obligatorio probar los oricios, calamares, quisquillas, percebes, empanada de pulpo o de zamburiñas…

Pero si el aperitivo te sabe a poco y lo que quieres es comer en condiciones, el Sport, el Barómetro y Miramar son los restaurantes que estabas buscando. Los tres con vistas al muelle, destacan por su impecable cocina. En el primero, dirigido por los hermanos Maite y Juan Carlos, se puede degustar, entre otras muchas cosas, el solomillo al cabrales o el virrey. También es imprescindible probar el arroz con leche; en el segundo, dirigido por Marino “El Charrán”, los platos estrella son las fabes con almejas y el biscuit de higos, de postre; y en el tercero, situado en la azotea de antigua fábrica de Conservas Cascos, la merluza a la sidra o el cachopo  y sus famosos frisuelos rellenos de miel de los Oscos, están para chuparse los dedos.

Breve visita cultural

Además de la comida, otro de los grandes atractivos de Luarca es su museo Aula del Mar, con especies tan singulares como los 8 calamares gigantes de hasta 13 metros. Un total de 700 animales marinos configuran esta exposición. Una oportunidad fantástica para disfrutar con los más pequeños.

Dónde dormir

Si un día te ha sabido a poco y quieres pasar una noche en Luarca, que fue elegido el segundo pueblo más bonito de España por los lectores del 20 minutos, lo puedes hacer en cualquier hostal u hotel del centro del pueblo. Destacan: el Hotel Báltico o la Casa de Luarca. Otra opción es dormir en alguna de las fantásticas villas indianas de los alrededores, como Villa Argentina, Casa Guatemala o Villa Excelsior.

About Irene De Oro-Pulido Álvarez

Estudiante de 4º de Periodismo y EBS en el Centro Universitario Villanueva.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.