El lujo vende con la crisis

La venta de artículos de lujo aumenta en tiempos de crisis. Mientras unos tienen que mirar cada céntimo que gastan, se ajustan el cinturón y hacen malabares para poder pagar la hipoteca o la letra del coche, otros se permiten caprichos que triplican fácilmente el sueldo de un mileurista.

En lo que al mercado del lujo se refiere todo es de color dorado como el champán. Los nuevos ricos de China, la recuperación de la economía estadounidense, la creciente economía latinoamericana o las grandes fortunas de los jeques árabes han aumentado la venta de productos de lujo que se sitúan en la cúspide de la pirámide del consumo internacional.

Hace ya siete años de la caída de Lehman Brothers que desató la mayor crisis financiera de la historia reciente. Siete años en los que la crisis ha afectado a clases altas y bajas pero no de la misma manera. La consultora Bain & Company, asesora global del mercado del lujo, publicó su informe anual hace unas semanas en el que destacaba no solo el crecimiento de las ventas de artículos de lujo sino también que, por primera vez, éstas estuvieron cerca de llegar a los tres billones de euros en ventas.

Un estudio de Bain & Company refleja los últimos datos sobre este sector en el que se incluyen bienes personales, coches de alta gama, hoteles, vino y bebidas, comidas, muebles de diseño o jets privados.

Como se puede observar en el gráfico, los vehículos de alta gama son los artículos de lujo preferidos por los consumidores siendo casi la mitad del gasto en lujo destinado a turismos. Le siguen de cerca los bienes materiales y algo más atrás quedan los hoteles de lujo en el tercer puesto de gastos. En España la venta de coches de lujo se ha disparado en 2014 desde el pasado mes de enero. Durante el primer trimestre de este año, nuestro país lideró la venta de vehículos de alta gama de la Unión Europea.

About Victoria Bernar de Oriol

Estudiante de 4º de Periodismo y Comunicación y Gestión de Moda

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.