Gonzalo Bienvenida: “Descarto ser torero porque me pesa el apellido”

El peso del apellido o la profunda admiración que siente Gonzalo Izquierdo Bienvenida son algunas de las causas por las que el nieto de Antonio Bienvenida, una de las leyendas del toreo español, no se plantea ser torero en un futuro.

P:¿Cómo nace el apellido Bienvenida?

R: En mi familia, el primero que fue torero fue mi tatarabuelo, que nació en Badajoz, en un pueblo que se llamaba Bienvenida. Y él se anunciaba en los carteles como Manuel de Bienvenida, por lo que al final terminó llamándose así en el mundo de los toros. Yo cuando escribo, firmo como Gonzalo Izquierdo Bienvenida, por no hacerlo un feo a mi padre.

P: Al ser nieto de una de las leyendas del toreo, esto más que ponerle las cosas fáciles, se las pone difícil, ya que la gente esperará de usted un nivel tan alto o por lo menos cercano al de su abuelo…

R: Yo tengo la suerte de pertenecer a esta familia, más que algo negativo, lo veo algo como algo positivo. No solo por mi abuelo, sino por que toda mi familia siempre ha desempeñado una labor de defensa del toreo pero de una forma muy educada, sin llamar mucho la atención.

Esto de alguna forma me condiciona en mis actos. Me condiciona a que yo no quiera ser torero. Me gustaría torear pero más por afición o por cosas benéficas. Pero profesionalmente yo no me quiero dedicar al mundo del toro porque siento mucha responsabilidad. Tengo tanto orgullo y admiro tanto a todos los toreros que ha habido en mi casa que plantearme de forma profesional ser torero es algo que en seguida descarto porque me pesa mucho el apellido.

“Lo que tampoco quiero es ocupar el puesto de una persona en una redacción que valga más que yo simplemente por tener este apellido”

P:¿Cree que a su abuelo le hubiese gustado que fuese torero?

R: Yo creo que si. Le habría hecho ilusión ver la afición que tengo. Aunque nunca le he podido conocer, tengo con el una relación muy especial. Cuando toreo en el campo, le noto muy cerca y se que el me está empujando para que yo sea torero. Pero prefiero frenarme, lo que quiero hacer es pasar desapercibido, pese a que tengo un apellido.

P: Estudia periodismo, ¿se ha planteado ver los toros en la plaza desde el punto de vista de la prensa?

R: Es mi ilusión, siempre he tenido dos aficiones, una torear, y la otra escribir. No quiero dejar de escribir de toros, que es lo que me gusta. Pero lo que tampoco quiero es ocupar el puesto de una persona en una redacción que valga más que yo simplemente por tener este apellido. Quiero trabajar en el ámbito del derecho, pero también me gustaría continuar trabajando a lo largo de mi vida en cosas de toros.

P:¿Participa en alguna asociación dentro del mundo taurino?

R: Sí. Soy presidente de la Asociación Juvenil Taurina. Soy muy activo, siempre pensando en cosas nuevas que hacer. Esta asociación se creó en los años 60, y ha estado parada hasta el año 2012 que fue cuando se reactivo. Estoy muy ilusionado con esta labor, aunque exige mucho dedicación y espero seguir consiguiendo los objetivos que me he marcado.

P:¿Cuál es el mejor recuerdo que ha vivido en una plaza de toros?

R: El mejor recuerdo que tengo de una plaza de toros, fue cuando José Tomas toreó en Madrid en 2008 y cortó cuatro orejas. Desde muy pequeño he leído y visto muchas cosas sobre mi abuelo y aunque no le he conocido en la plaza, si que me he hecho una idea de como fue como torero. Siempre que voy a las ventas siento algo especial, ya que es la plaza donde más pasillos han hecho a mi abuelo.

P:¿Podría contarnos alguna anécdota de tu abuelo?

R: Si estoy orgulloso de mi abuelo como torero, también lo estoy como persona. Me consta que mi abuelo fue muy generoso. Mi abuela siempre me decía que se enfadaba mucho con él porque donaba mucho dinero a los pobres. Los domingos, por ejemplo, veía a una persona vendiendo globos de helio y mi abuelo le compraba todos. Por este motivo, cuando muere mi abuelo deja de haber ingresos en casa, y no quedaba nada porque lo había regalado todo. Esto es algo de lo que me siento muy orgulloso, porque mi abuelo si tenía algo lo daba.

[Vea esta entrevista y otros reportajes en el número 35 de La Correspondencia de Villanueva]

2 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.