Carlos Delso: “En moda todo comunica”

Siempre le interesó la moda pero desde que comenzó a trabajar en el sector del lujo descubrió cuál era su gestión y todo lo que hay detrás de ella. Carlos Delso, Director General de Suárez, explica a cuv3 su larga trayectoria en universo de la moda y cómo es de importante la marca para que un producto sea un éxito.

P: ¿Qué es lo que más le atrae de la moda?

R: Yo creo que la moda es muy interesante por varias cuestiones, es un sector que cubre desde la fabricación, diseño, producción, trato con el cliente y todo está arropado bajo la marca. Hacer moda sin marca es muy complicado y al final es uno de los elementos de marketing más interesantes y más profundos.

“Trabajar en tienda es una puerta de entrada en el lujo Grupo LVMH y comunicación de moda”

Grupo LVMH

P: ¿Cómo surge la oportunidad de trabajar con el grupo LVMH?

R: Oportunidades que hay…En un momento determinado yo estaba saliendo de un proyecto que fracasó de telefonía móvil y era un momento en el que el lujo estaba empezando a crecer, no era tan importante como ahora, y buscaban profesionales formados en Gestión comercial y marketing en empresas de gran consumo y como era un sector puntero en los años 80 y 90, muchos que trabajábamos en ese sector nos cambiamos al lujo.

P: ¿Qué aprendió durante su etapa en el grupo LVMH?

R: Aprendí de muchas cuestiones pero la parte que más he podido profundizar es la de creación de producto: diseño, materiales  y la importancia de la cadena de suministro y logística para hacer llegar al producto y el gran valor que tiene la marca para conseguir que el producto sea un éxito.

P: Después de 11 años en LVMH ficha por la Joyería Suárez, ¿qué es lo que más te atrajo del mundo de la joyería?

R: La joyería es otra parte más del mundo del lujo, muy importante. Había trabajado en perfumes, accesorios, ropa y en LMVH no había tenido mucho contacto con relojes y joyerías porque es un sector muy pequeño dentro de Louis Vuitton y al final es una oportunidad más para seguir aprendiendo con otro producto que no había tocado. Y luego es interesante porque en Suárez trabajo en una central mientras que en Louis Vuitton estaba en una filial y no es lo mismo. Y luego tener contacto con una empresa española ya que siempre había estado en empresas extranjeras y también en una empresa familiar que nunca había trabajado en una empresa tan familiar como Suárez.

P: ¿Qué diferencia hay entre una empresa familiar y una gran empresa?

R: La forma en la que se toma las decisiones. En las grandes multinacionales no conoces a los accionistas, no tienen caras y ojos, por eso todo está mucho más organizado para llevar a cabo todas las funciones sin que el dueño de la empresa esté por detrás. En las empresas familiares, el dueño de la empresa está, manda y puede estar involucrado dentro de la gestión.

P: A pesar de ser empresario, le gusta escribir sobre moda y comunicarla ¿Qué importancia cree usted que tiene la comunicación en moda?

R: La comunicación en moda es fundamental y está basada en el producto y la marca. Lo que hay que entender es que en moda todo comunica, no comunica solamente el producto, los eventos  o la publicidad sino que también las tiendas, los vendedores. En definitiva comunican múltiples factores y al final eso es el gran poder que tiene el mundo de la moda, que no comunica de una forma tradicional como los productos de gran consumo que se comunicaban sólo a través de la publicidad.

P: De su experiencia en LVMH, ¿qué cree que puede aportar a Suárez?

R: Puedo aportar hacer las cosas con una escala y dimensión mucho más grande y amplia. Al final LMVH es una empresa que está en múltiples países con marcas que tienen muchos años y puedo aportar esta visión para explotar todo el potencial que tiene la marca Suárez para hacerla crecer tanto en el mercado nacional como en mercados internacionales.

Aristocrazy

P: En 2010 se inaugura Aristocrazy ¿Cómo surge este proyecto?

R: Aristocrazy es una idea genial de la familia Suárez. Ven que hay una oportunidad diferente de vender joyas porque entre Suárez y Aristocrazy lo único que tienen en común a parte de los accionistas es el producto que venden porque Suárez son joyas de lujo y Aristocrazy son joyas de moda y el planteamiento es totalmente diferente. En un momento determinado ven un hueco que no está completamente cubierto y con todo su saber hacer, experiencia y conocimiento en piedras, materiales, gemas deciden lanzar este proyecto.

P: ¿Cuál cree que ha sido la clave del éxito de Aristocrazy?

R: Muchos elementos pero el más importante es la creación de una identidad de marca muy potente que ha transcendido a todos los clientes y que ha creado una imagen de marca en ellos muy importante y que genera mucho deseo por el producto.

P: ¿Cambian igual de rápido las tendencias en ropa que en joyas?

R: No, pero sí es cierto que tendencias ha habido a lo largo de los tiempos muy diferentes. Los diamantes no se pusieron de moda hasta final del siglo XIX, eran mucho menos valorados y apreciados que todas las piedras preciosas de color como los rubíes o esmeraldas, las perlas siempre han estado. Cómo es un producto que lleva mucho tiempo, los ciclos son más lentos ya que las joyas nacen con la vocación de durar toda la vida.

P: Por último, ¿qué consejo le daría a alguien que quiere trabajar en el universo del lujo?

R: Yo creo que para trabajar en el sector de lujo hay que tener sensibilidad por los productos y entender que los productos de lujo tienen unas particularidades distintas sobre el resto de cosas de moda y que puedan ver que trabajar en tienda es una puerta de entrada en el lujo porque aprender de primera mano como el cliente siente el producto es fundamental para trabajar en cualquier otro departamento sea de comunicación o de lo que sea.

About Cristina Muñoz Luque

Colaboradora en la revista Vanidad

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.