Una Marcha de la Dignidad con muchos eslóganes

 

Al ritmo de los tambores, Atocha vibra con las consignas de un grupo de profesores que reclaman la recuperación de la Escuela Pública, pero no son los únicos. Nueve afluentes humanos confluyen en Atocha, Madrid, para nutrir el río final en el que se convirtieron las ‘Marchas de la Dignidad’.

Decenas de miles de personas, imposible contarlas con exactitud, se han reunido en la capital, y en otras partes de España, bajo un mismo lema: “Pan, trabajo, techo y dignidad”. Por desgracia, la situación por la que protestan es tan compleja que sería imposible quedarse en una única consigna. Un colección interminable de eslóganes como “Violencia es robar casa y pan” o “No al pago de la deuda ilegítima” se unen a los tradicionales como “Lo llaman democracia y no lo es”.

“Violencia es robar casa y pan”

Al son de “Un bote, dos botes, Rajoy el que no bote”, la marea humana comienza a brincar mientras uno de los grupos que lo integran porta un buitre de papel para protestar por el sistema financiero. Una de las señas de identidad de las ‘Marchas de la Dignidad’ es el crisol de movimientos que se unen a ellas. Desde los afectados por el ERE de Coca-Cola hasta los que reclaman la vacuna para curar la hepatitis C se reúnen con unos enemigos comunes: los órganos de Gobierno españoles y europeos.

Desde Atocha hasta Sol

La lluvia respetó el recorrido hasta la Puerta del Sol donde  un portavoz de la organización de las marchas ha exigido el impago de la deuda “ilegal, ilegítima y odiosa”, un empleo “digno con derechos”, una renta básica, el derecho a una vivienda y servicios públicos para todos y la ruptura del ‘Tratado de Libre Comercio’ entre la Unión Europea y Estados Unidos.

La manifestación no se ha visto por suerte ensombrecida por cargas o incidentes violentos que difuminaran el mensaje pacífico pero de protesta de quienes acudieron a ella. El fuerte dispositivo policial de prevención, unido a la voluntad de tensa calma de los asistentes, permitió la celebración del acto sin mayores altercados.

About Alberto Muñoz

Estudiante de 4º de Periodismo en el Centro Universitario Villanueva y actualmente becario en el diario EL MUNDO. Anteriormente en Informativos Telecinco y Cuatro.

Deja una respuesta