Películas con cuerpo, pero también con alma

Nuevos escenarios de libertad. Así bautizaba la Fundación Catalina Mir al VII Simposio de San Josemaría organizado en Jaén. Uno de los asistentes fue Pablo Moreno, director de cine y en concreto de la película “Un Dios Prohibido”. Forma parte de la productora Contracorriente producciones, en la que las bases que la definen van envueltas en dos palabras: Cuerpo (lo que vemos y oímos, la belleza) y Alma (lo que está pero no se puede ver, el trabajo que hay detrás).

El fin de las películas de esta productora es transmitir todos los valores humanos a través del cine.  Un cine que potencia en las personas, en la familia con un encuentro enriquecedor. Todo eso se consigue en un ejercicio y ambiente de libertad y responsabilidad.

Durante su intervención, Moreno recordó que el lenguaje cinematográfico llega a todos los rincones del mundo. “Filmar lo infilmable, la esperanza, la caridad, la fe, con hechos, hechos cotidianos de amor”, señaló.

Películas con la presencia de Dios

Los asistentes al simposio también pudieron escuchar y contemplar las palabras de Jerónimo José Martín, crítico de la revista Fila 7, el cual recomendó una serie de películas que no podemos pasar sin verlas: “Espacio Interior”, “Dioses y hombres” y la recomendación de las films del filósofo del cine Terrence Malick, quien siempre está mostrando la presencia de Dios en todo el mundo.

Asimismo, puso como ejemplos divinos elementos climatológicos como el sol, reflejo de Dios, un recurso que se muestra en la película “El Árbol de la vida”. Además insistió en destacar el film “To The Wonder”, no solo por la sensibilidad de su director sino porque podemos apreciar también a Javier Bardem vestido de cura y rezando. También otras como “Amor y Letras” y “Un Mundo Mejor”.

En el simposio se abordó también el tema de la moda como estilo de vida

Este VII Simposio, con el lema espacio de libertad, no solo tuvo sus temas dedicados al cine y libertad, sino también tuvo su hueco en la moda como estilo de vida. Monserrat Martorell, directora de proyectos de la Fundación Pineda, dio una visión de la moda como obra de arte que tiene que ver con la cultura material. La moda es cultura y la cultura tiene mucho que ver con la moda, explicó. A su juicio, hay un objetivo inmediato: divertir, impactar, retarnos. “La moda reconvierte actitudes: decide, piensa reflexiona sobre quién eres. La moda no solo trata de una cresta o un peinado sino que muestra nuestra personalidad”, agregó Martorell.

La ponente animó a crear una masa de consumidores que diga “Esta ropa no me la voy a poner”, que no marquen la tendencia en el vestir,

El acto fue clausurado por el vicario general del Obispado de Jaén, con una carta a mano llegada desde Roma donde mostró el agradecimiento y bendición de su Santidad el Papa Francisco.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.