Ellectrika Showroom o cómo estar a un paso de sentirse diferente

Caminar por la Gran Vía de Madrid y sentirse diferente al resto es posible. Basta con entrar en uno de los portales y subir a la primera planta del número 9 de la calle Montera, para darse cuenta de que Ellectrika Showroom no es solo un espacio dedicado a la moda.

Una fila de cuadros colgados del techo nos hacen intuir que el local es un lugar alternativo. Un pequeño rincón dedicado a la peluquería nos lo confirma. Así, aquellos que entren con el afán de comprarse un par de sudaderas también podrán salir con un cambio de look.

Todo esto es posible gracias a la inventiva de Stella Valerio, que un día decidió alejarse del tradicional concepto de “tienda de ropa” para pasar a hacer algo original con lo que poder distinguirse del resto de showrooms.

“David Catalán, ganador del Ego en MBFWM, no ha dudado en vender aquí su colección”

Quédate a cuadros

“Buscamos que nos mueva, que sea diferente y que nos aporte algo”. Es lo que quieren en Ellectrika Showroom tal y como confiesa Alba Arnau, jefa del departamento de comunicación, refiriéndose a la exposición de cuadros que actualmente decora el espacio.

“Estas obras provienen de artistas que o bien se están dando a conocer o bien quieren mostrar su trabajo aquí porque les ha gustado el sitio”, añade. Eso sí, sea como sea, suelen estar solo dos semanas así que siempre es mejor darse prisa para poder verlas.

Las capitales europeas, proveedoras de ropa

Si te estás preguntando de dónde sale toda la ropa que cuelga de los burros, la tienda online Asos tiene la respuesta, aunque también se hacen diseños propios. “La ropa que vendemos sale de ciudades como Londres o Berlín, pero además de algunos diseñadores emergentes que quieren darse a conocer”, explica Alba Arnau.

Un ejemplo de estos diseñadores emergentes es David Catalán, ganador del último premio Ego en la Mercedes Benz Fashion Week Madrid, que no ha dudado en vender su colección en el local. Pero, ¿ por cuánto se puede adquirir una prenda? Los precios son tan variados como el público que la compra, desde un jersey por 60 euros hasta los 200 que cuesta algo más exclusivo.

(Con información de Elena Molero)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.