Feriarte: una feria que pone los dientes largos

¿Cansado de circular con su viejo utilitario? ¿Le gustaría pasearse en un Rolls-Royce descapotable de 1929? Y, ¿qué tal cambiar la decoración de su salón, pongamos por caso, colocando con una imponente chimenea de piedra del siglo XVI? Y para redondear, ¿por qué no regalar a su pareja una de las joyas que llevaban encima los burgueses del siglo pasado? Para conseguirlo solo necesita dos cosas. Una muy sencilla: pasarse por la feria del arte antiguo, Feriarte, en el recinto ferial Ifema de Madrid. La otra, más complicada: tener un buen fajo de billetes o una tarjeta desahogada para comprar unos objetos que no son precisamente baratos.

Allí encontrará de todo. Coches clásicos como Rolls-Royce, Cadillac y motocicletas de la marca Vespa exponen sus mejores llantas y pinturas en Feriarte. Incluso este concesionario vintage del motor se ha preocupado de mantener en perfecto estado el interior de cada uno de estos automóviles que no tienen nada que ver con manejo de los coches actuales.

El valor económico de estas piezas artísticas supera con creces el promedio habitual

Sin embargo, no sólo se pueden pasear clásicos por el centro de la capital, sino que también Feriarte se ha encargado de ofrecer artículos de decoración náutica. Para aquellos que quieran sentirse como si estuvieran viviendo en un barco, siempre pueden optar para decorar su casa por comprar un arpón que incluso en su época habría servido para dar caza a la famosa ballena blanca Moby Dick. También se pueden encontrar catalejos, y timones clásicos de los barcos de antaño. Pero lo que más sorprende de este expositor náutico es su gran y única vidriera en forma de cúpula (parte superior del faro).

Arte clásico

Si viajamos años en el tiempo, Feirarte no se ha olvidado del arte griego, romano y egipcio. Se pueden observan esculturas, algunos objetos decorativos como son las vasijas, jarrones, e incluso una pequeña colección de monedas. No hay que olvidarse que en la cultura romana era habitual realizar mosaicos cuidadosamente con cada una de las piedras que lo componen, y este evento de arte a expuesto temporalmente varios de ellos para ser visto por un público amante del arte clásico.

Siglos y siglos de arte

Avanzando en el tiempo, Ifema ofrece durante una semana pinturas y cuadros, objetos y esculturas típicas que van desde el siglo XV hasta el XIX. La mayoría de estos artículos puestos en venta tienen un legado histórico que hace que su valor económico sea muy elevado.

Por ejemplo, un baúl de estilo gótico sujeto por cuatro leones de piedra, uno por cada esquina del baúl, que está valorado en 8.500 euros. Incluso, se pueden apreciar cuadros y pinturas de estilo barroco que en su mayoría son de carácter religioso. Pero si nada de esto va con su estilo siempre puede inclinarse por la opción de relojes de bolsillo o de muñeca de coleccionista de las marcas como Omega o Cartier. Aunque también puede optar por relojes bañados en bronce para decorar su salón. Y para las mujeres, pueden deleitarse con joyas del siglo XIX de origen francés e inglés que pueden lucirse hoy en día sin parecer que acabas de salir de una película de princesas.

Por otro lado, hay que considerar que, hace años, los libros tenían un gran valor que no tienen hoy en día, y que escribir cada uno llevaba su tiempo. Algunos expositores muestran la magnitud y la asombrosa caligrafía de cada uno de estos libros. En su mayoría son códices que muestran su ya aspecto amarillento que hace años escribieron los monjes. También, para los amantes de los clásicos de las literatura, pueden acercarse y observar un ejemplar antiguo de “Decamerón”, una obra de Giovanni Boccaccio.

El precio del arte

Acercándonos en el tiempo, aunque no destaca especialmente, este evento artístico incluye arte moderno, ya sean muebles de decoración o cuadros con estilo pop-art. Incluso, aquí se pueden encontrar los productos de limpieza y mantenimiento para cada una de las piezas que ofrecen las empresas Celtic y Antiquax.

Por otro lado, no hay que olvidar que aunque se trate de una feria de arte con un legado histórico, el valor económico de estas piezas artísticas supera con creces el promedio habitual que la gente está dispuesta a gastarse en artículos de decoración para el hogar. Para todos aquellos interesados, el próximo jueves 20 a las siete de la tarde, se celebra la subasta con las piezas más exclusivas de toda la feria. Así mismo, el elevado precio que caracteriza a esta feria también queda claramente reflejado en el restaurante a la carta al que tiene acceso el público, cuyo menú cuesta 38 euros por persona.

(Con información de Ana Barrio)

(Visited 282 time, 1 visit today)

About Laura Correa Alonso

Estudiante de 4º de Periodismo (Centro Universitario Villanueva)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.