Museo de la Evolución Humana: cómo fuimos, cómo somos

Aguantando el duro invierno y a orillas del río Arlanzón se levanta el Museo de la Evolución Humana de Burgos (MEH). Un soplo de modernidad  y arquitectura vanguardista ubicado junto a murallas, monasterios y catedrales que miran con recelo a la nueva joya turística de la capital burgalesa.

Desde su inauguración en 2010, miles de visitantes llegados de todos los rincones del mundo han cruzado sus puertas y recorrido sus galerías. Sólo el primer año, casi 300.000 personas se acercaron hasta allí colocando al Museo de la Evolución Humana en el top 10 de museos más visitados de toda España.

Los neandertales enterraban a sus muertos como hacemos en la actualidad

Primeros pobladores

El complejo guarda entre sus paredes los orígenes, secretos y forma de vida de nuestra especie, restos que llegan desde 15 kilómetros al norte de la capital, donde se extiende la sierra de Atapuerca, el yacimiento arqueológico y paleontólogo más importante de Europa y uno de los más del mundo.

Bajo vegetación y las antiguas vías del ferrocarril minero se encuentran la Sima de los Huesos, la Gran Dolina o la Sima del Elefante, tres galerías de las que han salido restos fósiles de hasta 1,4 millones de años. En forma de herramientas, mandíbulas o huesos de manos y pies nos acercan un poco a la forma de vida de estos primeros pobladores de nuestro continente y que ahora se conservan entre las vitrinas del museo.

Pero sin duda la gran estrella del museo es Miguelón. El cráneo más famoso de España y probablemente de Europa y que data de hace unos 400.000 años. Miguelón, descubierto en 1992 en la Sima de los Huesos y que debe su nombre a Miguel Induráin, ha sido portada de revistas y periódicos de todo el mundo colocando a Burgos en el centro de todas las miradas de científicos y arqueólogos del planeta.

Reproducciones a tamaño real

Elvis, una pelvis de hace 300.000 años o el Pie Vicente del Bosque, de hace 500.000, son algunas otras de las joyas que podemos encontrar en el Museo de la Evolución Humana. Pero no solo huesos, mandíbulas o puntas de lanza vemos en el complejo. Una serie de videos y hologramas nos acercan a la sierra de Atapuerca y a sus yacimientos para entender de dónde vienen los restos y cómo se trabaja para encontrarlos. También nos podemos cruzar con reproducciones a tamaño real de estos homínidos en la tercera planta, junto a una reproducción del Beagle, el barco de Charles Darwin, que podemos visitar por dentro para ver dónde escribió el naturalista ingles las primeras páginas de uno de los libros más célebres de la historia, El origen de las especies.

Estas y otras muchas joyas nos esperan en el Museo de la Evolución Humana, un lugar en que podemos entender un poquito más la historia evolutiva mundial. Un lugar en que conocer un poco más al hombre, a la especie. Un lugar en el conocernos un poquito más a nosotros mismos.

About Marta González de Canales Luque

Redactora y Community Manager en grupo editorial Siena

Deja una respuesta