Mistura: helados personalizados a la plancha

Situada en pleno corazón del barrio de Malasaña, Mistura nació, sin embargo, a 8.000 kilómetros de Madrid. Concretamente en La India, cuando Carlos y Carmelo, dos jóvenes recién salidos de la universidad y con un fuerte espíritu emprendedor viajaron allí y conocieron un innovador método para mezclar sabores y texturas de helados que decidieron importar a España.

Así, comenzaron un negocio pionero. El concepto es muy simple: helados personalizados y diseñados por el propio cliente. Sobre una lasca de piedra de granito a -20ºC y con ayuda de dos espátulas se mezcla el sabor del helado con el topping elegido por el cliente, con el fin de potenciar la cremosidad y textura del producto final.

“La gente no va a tomarse un helado, va a tomarse un helado a Mistura”

De esta técnica es precisamente de la que surgió el nombre del local: “Mistura”, que significa mezcla en portugués, ya que la idea del negocio es que el cliente se personalice el helado mezclando los ingredientes sobre la plancha.

Con especialidad en el helado de pistacho, en Mistura sin embargo existe actualmente una amplia variedad de sabores para degustar. Desde los tradicionales como vainilla, chocolate o nata hasta otros más novedosos como el de pera, vino tinto, melocotón, o uno muy peculiar, el helado de Baileys.

Precios muy competitivos

Además, entrar en Mistura no es entrar en una heladería cualquiera. Con un estilo muy cuidado, desde la decoración de la tienda hasta la atención y trato por parte de los dependientes. “Al final queríamos una heladería diferente, y cuando haces las cosas con pasión quieres cuidar mucho los detalles, como la parte gráfica y el diseño del local”.

La madera de la decoración de la tienda es reciclada y los envases de los helados o los cafés, las cucharillas y las servilletas, también lo son. La leche, la nata y el yogurt de nuestros helados proceden de una pequeña granja de las afueras de Madrid, donde las vacas se alimentan exclusivamente de lo que se cultiva dentro de la propia granja. Estos jóvenes madrileños no quieren que su negocio se diferencie sólo por el producto, sino también por su compromiso con la sociedad.

Sin embargo, a pesar de la distinguirse en la técnica, la calidad de los ingredientes y el estilo del resto de heladerías, los precios son similares a los del resto del mercado. Desde los 2.60 a los 4.50 euros existe una gran variedad de productos a disposición del consumidor. Y ahí es donde, probablemente, radica el triunfo del concepto Mistura. “Nunca quisimos una heladería de lujo, por eso los precios son tan asequibles”, matiza Carlos.

Una de las cosas más llamativas de esta heladería ha sido su enorme éxito mediático. “El boca a boca en este tipo de negocios es súper importante, al final que te recomienden, y que la gente venga, le guste y se vaya contenta creo que es una de las causas más importantes por las que nos hemos dado a conocer. Y por eso quizás hemos tenido ese éxito mediático importante”, cuenta este joven emprendedor.

“Renovarse o morir”

Pero, cómo logran un éxito tan grande en tan solo un año dos amigos de la universidad que se asocian y deciden emprender un negocio. ¿Ha sido todo tan sencillo? “Obstáculos al emprender hemos tenido todos los posibles. Bien es cierto que al final todo sale, si las cosas se hacen con esfuerzo y pasión, todo acaba saliendo. Al final, pese a las zancadillas o trabas que te pongan, lo importante es trabajar duro y hacerlo con ganas”, nos cuenta Carlos. Sin embargo, explica que para llegar a donde se encuentran ahora han tenido que sacarse “las castañas del fuego”, preguntar y moverse mucho, especialmente para encontrar financiación ya que este negocio se gestó y comenzó en pleno auge de la crisis económica del país.

La innovación no sólo es la base de este negocio, sino que es su exponente de éxito principal. Cada mes incluyen en la carta un nuevo sabor de helado, de forma que el menú varía en función de la época del año. Carlos lo tiene claro: “Renovarse o morir, parece un topicazo pero es así. Al final hacer siempre lo mismo en un negocio tan de cara al cliente es fundamental, siempre hay que estar mejorando”. Y lo están haciendo bien. Así lo perciben los clientes que no dudan en comentárselo a sus dueños: “La gente no va a tomarse un helado, va a tomarse un helado a Mistura”.

(Con información de Cristina Lanzarote)

About Almudena Calvo

Estudiante de 4º de Periodismo y EBS en el Centro Universitario Villanueva

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.