“Adoptar a Lola ha sido salvarle la vida”

España es uno de los países de Europa que, desgraciadamente, tiene mayor número de abandonos de animales de compañía y gran parte de ellos son perros y gatos. En un año se pueden llegar a abandonar un total de 200.000 mascotas en las calles pero, por suerte, se han ido creando asociaciones y protectoras de animales que les dan a estos pobres animales una segunda oportunidad. Manolo Torres, un joven de 24 años, explica cómo fue para el la experiencia de adoptar a su perra Lola.

Pregunta:  ¿Por qué decidió adoptar a su perrita?

Respuesta: En principio decir que siempre había querido tener mi propio perro, yo quería un amigo, un compañero fiel… Y por casualidades del destino, en una época de mi vida en la que necesitaba tener alguien a mi lado me enteré de que había una camada de cachorritos que no tenían hogar.

P: ¿Había tenido ya otro perro antes?; En caso afirmativo, ¿lo compró o lo adoptó también?

R: Sí, tuve un Yorsay Terrier Alemán. Fue el perro de familia con el que crecí. Nos lo dio una mujer que no podía hacerse cargo de él, era un poco travieso y ella era demasiado mayor y vivía sola. Entro en la familia desde bien pequeñito, no tendría ni un año. La verdad, tuvo una vida muy feliz. Murió de viejo con 16 años humanos, dos meses antes de que yo adoptara a Lola.

P: ¿Había oído hablar sobre las protectoras de animales antes de decidir adoptar?

R: Sinceramente yo soy amante de los animales, pero nunca he estado muy enterado de asuntos de las protectoras y de adopción. En principio pienso que hacen una gran función haciéndose cargo de los animales que pueden, buscándoles hogar, dándoles cobijo, comida, vacunas, etc.

P: ¿Donde fue a adoptar a Lola?

R: Como he dicho antes por casualidades del destino, un día estaba con mi hermana y unas amigas suyas diciéndole que quería un perro, a lo que una amiga de mi hermana me dijo que en su chalet tenían a doce cachorros que buscaban hogar y una protectora estaba haciendo lo que podía pero pintaba muy mal para ellos. A lo que mi contestación fue “mañana voy a verlos”. Al día siguiente quedé con la chica y con la mujer de la protectora.

Al ser perros que no son de raza, son difíciles de buscar hogar

P: ¿Qué fue lo que le hizo decidirse por ella y no otro?

R: Sinceramente me habría quedado con todos y cada uno de los hermanos de Lola. Cuando llegué vi que en el corral donde estaban no era muy grande, pero por lo menos tenían algo de comida, agua y dos casitas por si llovía. No estaba muy limpio pero la chica de la protectora me dijo que venía una vez a la semana. Cuando entré para verlos, todos los perros se me acercaron, se me tiraban encima, me mordían los cordones de las zapatillas, me chupaban, no paraban de jugar… A lo que de pronto me fijé que había uno escondido detrás de la casita, estaba temblando de miedo, mucho más delgaducho y desnutrido que sus hermanos, me miraba con carita de pena. En ese momento dije: ¡Ese, me llevo ese!. Me acerqué despacito, le di mi mano para que me oliera, lo cogí y ya no lo solté hasta llegar a mi casa. La chica de la protectora al ver mi reacción se emocionó bastante y puso de su parte para, gratuitamente, ponerme todas las vacunas que Lola necesitaba.

P: ¿Sabe por qué no tenían hogar Lola y sus hermanos?

R: Resulta que la madre de los cachorritos se había quedado embarazada  y los dueños no iban nunca al chalet, eran dos ancianos que no se podían hacer cargo de tanto perro. Al ser perros que no son de raza, son difíciles de buscar hogar, ya que la gente es muy hipócrita con ese tema y se equivoca. Ya que estos perros no solo son más listos, sino que saben devolverte el amor que les das y son muy agradecidos.

El proceso de adaptación

P: ¿Qué tiempo tenía Lola cuando la adoptó?

R: Era un cachorrito, tenía 4 meses.

P: ¿Cómo fueron los primeros días?

R: La verdad es que si no la tenía encima se tiraba el día llorando. A mí me cogió cariño enseguida, pero era muy miedosa, tenía miedo a los perros, a las personas y al ruido.

P: ¿Le costó quitarle el miedo o sigue siendo miedosa?

R: Al ruido sigue teniéndole miedo, al ser de Valencia, en Fallas están a todas horas tirando petardos y no la puedo sacar a la calle. Pero la verdad es que desde bien pequeñita la he educado muy bien, poco a poco la he ido juntando con perros y ha estado rodeada de gente. Así que en ese sentido el cambio ha sido a sido espectacular.

P: Cuando salen de paseo, ¿se lleva bien con los demás perros o alguna vez has tenido algún problema?

R: Nunca ha tenido problemas con ningún perro, es súper cariñosa con la gente, no ladra nunca, incluso se lleva bien con los gatos. Es una perra muy buena.

P: ¿Qué opina sobre la gente que abandona a sus mascotas?

R: Pienso muchas cosas sobre esas personas, pero lo resumiré diciendo que son personas que no tienen ni alma ni corazón.

P: ¿Qué ha significado adoptar a Lola?

R: Adoptar a Lola para mí ha sido salvarle la vida. Hacerla parte de mi vida y de mi familia.

P: ¿Le aconsejaría a la gente que adoptase más mascotas en vez de comprarlas? ¿Por qué?

R: Soy de los que piensan que no tienes porque gastar dinero en mascotas, cuando hay cientos que no tienen hogar. Cada uno puede hacer lo que quiera, pero en nuestras conciencias queda, si compramos un animal estamos sacrificando a otro…

About Silvia Villamor Pérez

Estudiante de 4º de periodismo

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.