El empresario que desafió a Google AdWords

La presencia en la red de grandes empresas volcadas en el mundo virtual es una realidad con la que conviven los usuarios y que ha cambiado la manera de navegar desde que internet se popularizara. La diversificación de las actividades que estas empresas desarrollan en la búsqueda de nuevos mercados que explotar supone una interferencia severa que puede destruir los oficios de empresarios más pequeños. Desde que Google pusiera en marcha el servicio Google AdWords, son muchas las empresas y autónomos que han denunciado la amenaza invisible que se cierne sobre los pequeños negocios.

Las acciones legales emprendidas contra Google denuncian el trapicheo de marcas

El mercado de las palabras-marca

El buscador de la empresa Google ofrece un servicio publicitario de pago para anunciarse en la página principal cuando un usuario haga una búsqueda empleando ciertas palabras. Estas palabras son las llamadas “palabras clave”; productos que la empresa americana oferta y que pueden ser compradas por particulares o propietarios de negocios.

Así, cuando el usuario teclea unos términos de búsqueda coincidentes con las palabras que han sido vendidas previamente, los contratantes de este servicio aparecen en primer lugar, por encima del resto de empresas que se anuncian en la web. La polémica surge cuando estas palabras clave vendidas a particulares se refieren a marcas registradas que se han labrado una reputación propia entre sus competidores, pues este servicio permite a las empresas que lo deseen por motivos comerciales, ganar visibilidad por encima del resto del sector, previo pago. De esta manera, Google tuvo unos ingresos de 40.000 millones de dólares en el año 2011, de los cuales 38.000 millones fueron generados a través de los servicios AdSense y AdWords.

Comerciantes españoles contra Google

El empresario español Antonio Durán, pionero en el sector de la venta al público de artículos de espionaje y seguridad especializada, fue el primero en denunciar este tipo de prácticas en el año 2010. Las acciones legales emprendidas contra el gigante de internet iban precisamente orientadas a denunciar un supuesto “trapicheo” de marcas, registradas a título de palabras clave, que se da en el buscador, ya que al introducir en la barra de búsqueda el nombre del negocio de Durán (La Tienda Del Espía), este aparece en cuarto lugar, por detrás de empresas de la competencia, como Spy.es o Just Security. Meses más tarde se sumaron a la causa otros empresarios de distintos sectores.

(Con información de Inmaculada Fernández)

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.