Ahora el yogur se toma helado

A la heladería tradicional le ha salido un duro competidor: el yogur helado. Estamos seguros de que, aunque no lo hayas probado, has oído hablar de él. De hecho, es casi imposible andar por Madrid y no toparse con uno de estos establecimientos en los que se vende una alternativa al helado de toda la vida.

Sabores como el chocolate, la fresa y la vainilla han quedado relegados a un segundo puesto en heladerías como llaollao, que siendo el pionero de este modelo de negocio (cuenta con 30 puestos en Madrid) quiere que el cliente acompañe su yogur con los denominados toppings entre los que se encuentran desde lacasitos hasta virutas de colores, pasando por todo tipo de siropes y chocolates fundidos.

“Ofrecen más variedad que el típico helado de cucurucho”

Smöoy, Ömygood o Frozen Yogurt son algunas de las franquicias que se han sumado a la moda del “helado a la carta” porque, como dicen sus empleados, “ofrecen más variedad que el típico helado de cucurucho”.

Crêpes, gofres y hasta tartas

Si alguien sabe de alternativas esas son sin duda las heladerías. Ansiosas año tras año por que llegue el verano, no les ha quedado más remedio que buscar otras opciones. Y aquí no se salva ni una. Ni siquiera la más moderna con helado de yogur. Así, han decidido ofrecer a sus clientes cosas calentitas con las que llenar las mesas durante el invierno. El problema llega a la hora de decidirse: tortitas, gofres, batidos, crêpes y tartas con las que siguen manteniendo su esencia añadiendo un poco de helado de yogur y unos cuantos toppings.

Tampoco han querido perderse las promociones. Por poco más de un euro puedes tomar un desayuno de café y tarta. Y así es cómo en cuestión de un mes, las heladerías se convierten en cafeterías.

(Con información de Elena Molero)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.