MadrEAT, la comida callejera que triunfa

Los pasados 18 y 19 de octubre se inauguró MadrEAT, el primer mercado callejero de alta gastronomía de la capital. Situado en el Jardín Botánico de la Universidad Complutense de Madrid, 30 foodtrucks ofrecieron comida de calidad a un precio asequible.

Hamburguesas de la empresa cárnica La Finca a 5 euros, botellas de vino a 10 o perritos calientes a tres euros son algunos ejemplos que demuestran que comer bien no es caro. El buen tiempo acompañó a un fin de semana otoñal que se presentó muy soleado, lo que obligó a que la mayoría de los asistentes llevaran en la mano la cerveza artesana La Virgen, un remedio perfecto para atemperar el calor.

Chefs de prestigio

“La carne de la felicidad de La Finca y los dos chefs que tenemos elaborando, tanto Javier Estévez como Javier Bonet, son figuras reconocidas”, explica Álvaro Jiménez Barbero, encargado del puesto Meat, uno de los más solicitados sobre el éxito de su truck.

MadrEAT invita a disfrutar planes originales y alternativos

La empresa organizadora del evento fue Marco&Co y, gracias al triunfo obtenido, el tercer fin de semana de cada mes MadrEAT abrirá sus puertas para saciar el hambre con las mejores tapas.

El bolsillo de la mayoría de los mortales en tiempos de crisis no se puede permitir restaurantes de 80 euros el cubierto, y por ello reconocidos chefs españoles como Luis Arévalo, Estanis Carenzo  e Iván Domínguez han avalado este proyecto para acercar la alta gastronomía a la calle y demostrar que comer de calidad no tiene que ser inasequible.

Además, este mercado a pie de calle no se olvida de los más golosos y el truck: More than Sweets ofrece a sus clientes tartas de chocolate, dulce de leche, frambuesa, limón y plátano para el postre o merienda.

El punto andaluz se encuentra en el Chirinwito con bocadillos de panceta y música flamenca de fondo. Como buenos españoles no podemos olvidar el aceite de oliva de España, un stand a la entrada del recinto preparado para catar los cuatros tipos de aceite del país.

El mercado callejero también dio gran importancia al reciclaje y en cada esquina había contenedores para que no hubiese tentaciones de tirar los platos y vasos al suelo. ¡Diversión y gastronomía se funden una vez más!

(Con información de Marta González de Canales Luque)

About Cristina Muñoz Luque

Colaboradora en la revista Vanidad

Deja una respuesta