Cocina mediterránea y japonesa en plato único

Bacira es el proyecto gastronómico de tres jóvenes con una amplia trayectoria profesional en la cocina. Proponen una experiencia culinaria en la que el Mediterráneo y Asia se dan la mano. Este nuevo restaurante combina cocina mediterránea y japonesa.

El nombre del restaurante incluye una parte significativa de cada cocinero, sus nombres. Ellos son Gabriel, Vicente y Carlos. El nombre del restaurante surge de invertir la segunda y tercera letra de sus nombres. Estos tres jóvenes se conocieron hace cinco años en Nikkei 225, el famoso restaurante de sushi en pleno Paseo de la Castellana.

“El plato es sorpresa, el cliente nunca sabe que se va a encontrar en el mesa”

Carlos Langreo afirma que “el fin de todo cocinero es montar un restaurante propio”. Estos tres cocineros querían emprender y tener un restaurante propio donde dar rienda suelta a sus creaciones gastronómicas.

Aún no tenían definido el tipo de cocina pero como Gabriel Zapata ha trabajado toda su vida haciendo sushi, tenían claro que tendría una línea Asiática mientras que Vicente de la Red y Carlos Langreo aportarían la parte mediterránea.

Bacira está situado en el corazón del castizo barrio de Chamberí en Madrid. Cuentan con una clientela fija aunque solo hace tres meses que abrieron. Langreo tiene la idea de que “aunque es un mal momento para abrir un negocio, la gente no se priva de salir a comer. Al menos una vez al mes la gente sale a cenar”.

Degustación

La cocina asiática está en auge. Bacira tiene clientes habituales que no eligen plato, se dejan sorprender por el gusto de estos tres cocineros. Ofrecen un menú degustación donde el cliente comenta sus gustos y ellos preparan un plato con productos de temporada. Este plato tiene un valor añadido, es creado especialmente para esa persona, teniendo en cuenta sus preferencias.

Langreo dice que “el plato es sorpresa, el cliente nunca sabe que se va a encontrar en el mesa”. No quieren tener un menú tipificado y que la gente sepa de antemano que va a comer. Uno de los platos más sorprendentes es la albóndiga de rabo de toro, ahumada con roble, el humo es retenido por una campana y todos los clientes se dan la vuelta asombrados.

Fusión

Hay ingredientes muy parecidos que pueden sustituir a los que se usan en la cocina mediterránea. Por ejemplo, en los callos en lugar de utilizar pimentón, utilizan un pimiento seco peruano, jipanca, que lo más parecido a la ñora. Además, utilizan especias japonesas y sustituyen los ingredientes originales del plato por otros similares de la cultura asiática.

Juntan la técnica con la elaboración de otro país. Por ejemplo, en el tiradito de lubina a la bilbaína, el pescado se corta en rodajas muy finas (suzukuri) y la elaboración es mediterránea, es a la bilbaína. Mezclan la técnica asiática con la elaboración mediterránea.

About Inmaculada Fernández Bareas

Estudiante de 4º de periodismo del Centro Universitario Villanueva

Deja una respuesta