Una tarde en la casa del Ratón Pérez

¿Quién dijo que el Ratón Pérez no es real? Se equivocan aquellos ingenuos que no confían en el poder y la existencia de este roedor madrileño conocido universalmente, a través de sus compañeros que trabajan para su multinacional dedicada a la recogida de dientes de leche de niñas y niños de todo el mundo.

La obra original se conserva en la cámara acorazada de la Biblioteca del Palacio Real de Madrid

cuv3 ha visitado la casa en la que vive con su mujer Catalina y sus hijos: Adolfo, Elvira y Adelaida; la biblioteca donde lee y estudia, en la que no falta el mítico “Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes.

También ha podido conocer a los corresponsales que tiene por el mundo para que, respetando las diferentes tradiciones, le ayuden en su labor: “Tooth Fairy” (Hada de los dientes, Países Anglosajones), “Petite Souris” (Francia), Fatina Dentina (Italia), Ratai-Chi (Asia Oriental).

El nacimiento de una leyenda

Todo este recorrido por su casa se puede hacer gracias a un proyecto que puso en marcha el Ayuntamiento de Madrid en enero de 2003 y con el que, a través del alcalde José Mª Álvarez del Manzano, institucionalizó la Casa Museo del Ratón Pérez .

Colocó una placa conmemorativa en la fachada que rezaba: “Aquí vivía dentro de una caja de galletas en la confitería Prast, Ratón Pérez, según el cuento que el padre Coloma escribió para el rey niño Alfonso XIII”.

Hasta junio de 2008 no abrió sus puertas al público. En un primer momento surgió como una iniciativa privada y no muy grande ya que lo único que tenían eran los datos aportados por el padre Coloma en su cuento.

“En mayo de 2012 disponiendo de más información y documentación el museo amplió sus instalaciones”, nos explica el departamento de prensa del Museo.

Fue Coloma el autor de este cuento infantil “Ratón Pérez”, el cual escribió en 1894 para regalárselo al rey niño Alfonso XIII (de ocho años), por la caída de su primer diente de leche.

En esta fábula creó un personaje nuevo fusionando la figura del famoso ratón y la del rey Alfonso y lo llamó “Bubby”, que era el nombre con el que la reina regente María Cristina de Habsburgo llamaba de forma cariñosa a su hijo (Alfonso XIII).

En su relato, el jerezano Luis Coloma describe exactamente cómo era el protagonista de la historia: “un ratón muy pequeño, con sombrero de paja, lentes de oro, zapatos de lienzo crudo y una cartera roja, terciada a la espalda”, y situó la residencia de este personaje histórico en la calle Arenal número 8, donde ahora se encuentra la muestra.

“La obra original manuscrita, con la dedicatoria a S.M. y encuadernada en piel verde, se conserva en la cámara acorazada de la Biblioteca del Palacio Real de Madrid.

El cuento defiende valores éticos y se inicia con la siguiente máxima: “Sembrad en los niños la idea, aunque no la entiendan: Los años se encargarán de descifrarla en su entendimiento y hacerla florecer en su corazón”, afirma la gerente de la exposición.

En una caja de galletas

Al entrar en esta exposición lo primero que se siente es un profundo olor a canela, ya que su casa se sitúa en una caja de galletas. La primera sala muestra documentación gráfica y literaria de la historia que define al Sr. Pérez (recrea la historia del Padre Coloma y nos enseña objetos y juguetes que pertenecían al pequeño Bubby).

En la misma sala se ven las obras de todos los artistas que tuvieron alguna relación con el roedor y decidieron plasmar un diente en su honor: Pablo Picasso con “Tres músicas, dos dientes y un arlequín” de 1921 o Joaquín Sardá con su “Barquito de leche” de 1965, entre otros.

En la segunda, se reproduce una réplica a escala humana del despacho en el que trabaja y una a escala real de la casa familiar.

También se pueden ver los dientes de grandes de la historia como fueron Miguel de Cervantes, Beethoven, Rosalía de Castro, Marie Curie, Isaac Newton… y un buzón donde los niños pueden echar sus cartas para requerir sus servicios.

La Casa Museo del Ratoncito Pérez nos enseña cultura e historia de una manera mágica y divertida, sin lugar a duda son los más pequeños los que disfrutan esta aventura, aunque los padres no se quedan atrás.

Si alguno de ustedes quiere conocer la vida de uno de los personajes más apasionantes de la historia y que sin duda marcó la infancia de todos, pueden ir a la Casa Museo del Ratón Pérez en la Calle Arenal nº 8 de Madrid.

About Andrea Peña

Estudiante de cuarto de Periodismo en el C.U.Villanueva. Actualmente becaria en La Razón.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.