“El jiu-jitsu me enseñó a ser lo que soy”

Antonio de Oliveira, procedente de Brasil, es campeón del Trofeo Granada y campeón de España en Brazilian Jiu-Jitsu (BJJ). Su primer contacto con este deporte -un arte marcial y sistema de defensa personal que se basa sobre todo en la lucha cuerpo a cuerpo en el suelo-, fue en 1999 y desde entonces forma parte de su vida. Actualmente, Antonio de Oliveira es profesor de jiu-jitsu, pero eso no le aparta de su sueño, poder disputar algún día en el mundial de jiu-jitsu, y por supuesto, ganarlo. De Oliveira, profesor y campeón de BJJ, concede una entrevista a cuv3 para explicar como ha sido y sigue siendo su experiencia con el jiu-jitsu.

“Para ser bueno en este deporte tienes que vivir para el jiu-jitsu, no vivir del jiu-jitsu como es mi caso”

Pregunta: ¿Empezó en este deporte por hobby y luego se lo planteó como profesión o desde siempre ha sido una meta profesional?

Respuesta: Yo siempre veía a mis amigos practicar y competir, pero yo no podía practicar porque no tenía medios financieros. Un día, de tanto ir a mirarlos, el maestro me dejó participar en una de sus clases. Desde ese día, el maestro me dijo que si quería podía ir a practicar todos los días.

P: ¿Cómo fueron sus entrenamientos para presentarse en los campeonatos? ¿Sufría algún tipo de presión para llegar a la meta? ¿Y alguna lesión grave?

R: El entrenamiento de jiu-jitsu para los competidores se basa prácticamente en entrenar como si se tratara de un campeonato diario. La presión es constante, siempre hay que superarse en cada entreno. Con esta meta siempre se está preparado para competir. En cuanto a las lesiones, son constantes y comunes pero para nada graves. Nada que nos aparte del tatami.

Ser o no ser

P: ¿Cómo recuerda esas experiencias vividas de los campeonatos? ¿Aprendió algo de auténtico valor que le sirva a día de hoy?

R: Las recuerdo con gran entusiasmo, tanto las victorias como las derrotas. Tenemos la costumbre de decir que las victorias son la alegría y las derrotas son la parte con la que verdaderamente se aprende jiu-jitsu. Con las derrotas analizas todo lo malo que has hecho y trabajas para cambiarlo, estudiándote a ti y a tus adversarios. El jiu-jitsu me enseñó a ser lo que soy. Cuando empiezas solo ves en la lucha las técnicas, pero luego vas viendo como te introduces en un mundo lleno de valores, respeto y tradiciones que nos ayuda a movernos como individuos. Además nos ayuda a ser obedientes y respetuosos. También ayuda a ser paciente y analizar el enfoque del BJJ. Incluso los valores que se aplican en el tatami sirven para aplicarlos en tu propia vida.

P: Ahora como campeón y profesor de cursillos de Brazilian Jiu-Jitsu, ¿qué consejos da a sus alumnos?

R: Ser campeón es fácil, entrena y lo conseguirás. Pero para ser profesor tienes que llegar a cinturón negro, que como mínimo son entre 8 y 10 años de entrenamiento. Es tiempo suficiente para hacer un doctorado en este arte marcial, pero esto no significa que te conviertas en un buen profesor aunque seas un buen conocedor del jiu-jitsu. Ser profesor es distinto, tienes que ser visionario, es decir, ver en los demás lo que ellos no ven. Cuando impartes un curso o seminario tienes que mostrar la materia del jiu-jitsu para todos, cosas nuevas, nadie quiere ver lo que ya se sabe. Por eso es importante mostrar las posiciones detalladamente, para mostrar la diferencia de lo que es una posición en sí de una que no lo es.

P: ¿Cuando era pequeño imaginó alguna vez convertirse en campeón del Trofeo Granada y de España? ¿Tenía otras expectativas?

R: Cuando era pequeño siempre me gustaba ver las películas de lucha como las que hacía Bruce Lee. También me gustaban las películas de acción y por eso tenía interés en la lucha en general. Mi sueño, entonces, era ser campeón de algo, hasta que conocí el jiu-jitsu. Ahora lo estoy viviendo y mi sueño, mi meta, es algún día poder disputar en un campeonato mundial y ganarlo.

Vivir para soñar

P: ¿Podría decir que sus sueños se han cumplido? ¿O aún quedan muchos por cumplir?

R: En cuanto a mis sueños quedan muchos por cumplir. Estar ejerciendo como profesor no me ha permitido competir en Europa como a mí me gustaría. Para ser bueno en este deporte tienes que vivir para el jiu-jitsu, no vivir del jiu-jitsu como es mi caso. Por tanto, si vives para entrenar y competir puedes llegar a ser un gran atleta y vivir del jiu-jitsu. Pero ser profesor hace que me sienta satisfecho, tengo varios alumnos que van ganado títulos y yo al mismo tiempo, voy mostrando mi jiu-jitsu.

P: ¿Hay algún otro deporte o deportes que le guste practicar?

R: Siempre he estado metido en el mundillo relacionado con deportes de lucha. Es normal acabar practicando algo más que el jiu-jitsu para mejorar la condición física. Hoy en día, casi todos los luchadores y profesores de BJJ imparten clases de otro tipo de artes marciales mixtos, dado que el BJJ, es un arte en el cual predominan estas características de lucha.

P: ¿Cómo nació este deporte? ¿Es muy conocido en España? ¿En qué consiste?

R: Popularmente sí es conocido en España y también en todo el mundo. El BJJ empezó con la familia Gracie y así poco a poco se fue expandiendo. En España llegó hace 20 años. El jiu-jitsu es muy simple, es fuerza contra fuerza. Se diferencia de otros deportes por su efectividad.

P: ¿Se aplicaría la ley del más fuerte o del más hábil?

R: El más hábil, por supuesto.

About Laura Correa Alonso

Estudiante de 4º de Periodismo (Centro Universitario Villanueva)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.