Lucas tiene un huerto… sin nada de química

¿Imaginas cómo sería tu vida estando completamente aislada tras un cristal? ¿Y dentro de una burbuja? Pilar Muñoz-Calero supo lo que eso significaba, ya que sufre de sensibilidad química múltiple (SQM), una enfermedad cuya causa es desconocida y de la cual no existe un consenso sobre su origen, y tuvo que vivir en esas condiciones durante una etapa de su vida.

Según explica la Fundación Alborada en su página web, organización creada por Pilar Muñoz-Calero para ayudar a personas que padecen dicha enfermedad, “la Sensibilidad Química Múltiple es una reacción adversa del organismo a niveles ambientales de químicos tóxicos encontrados en el aire, agua y alimentos. Por eso las personas que sufren SQM padecen una sensibilidad extrema a determinadas sustancias que incluyen: alimentos, sustancias químicas y partículas inhalantes”.

El Huerto de Lucas

Casi todo lo que nos rodea enferma a estas personas, por lo que Muñoz-Calero desea su integración en la sociedad. Así surgió  El Huerto de Lucas, el primer mercado de Madrid 100% ecológico. Un proyecto que vio la luz en mayo de 2014 y que desde entonces está difundiendo la idea del término ‘bío’ a todos los aquellos que se acercan a este pequeño mercado en el corazón del barrio de Chueca.

“Tenemos tres tipos diferenciados de clientes: primero, las personas que por su alta sensibilidad química necesitan productos, alimentos y cosméticos ecológicos para mejorar su salud; segundo, los concienciados por comer cada día más sano; y tercero, los curiosos que se acercan al mercado y acaban comprando para probar”, explica a cuv3 Noelia Tejera, responsable en el mercado de los departamentos de productos y alimentos ecológicos envasados, salud, cosmética y belleza.

El propóleo es un antibiótico de herbolario que cura el catarro sin necesidad de sustancias químicas

“Todo lo que vendemos son productos nacionales”, asegura Tejera. Artículos tan variados como espaguetis, detergente, legumbres, comida para perros, leche o pintalabios son algunos de los que podemos encontrar en sus estanterías. Los alimentos más curiosos de la tienda son la mantequilla clarificada (a la cual se le elimina la grasa láctea) y la leche de Kamut (un cereal emparentado con el trigo que se cultivaba en el Antiguo Egipto hace 5.000 años), explica la encargada.

100% ecológico

El Huerto de Lucas tiene como base la enfermedad que sufrió su dueña, ya que no sólo todo es comestible para las personas que la sufren, sino que todo está pensado al detalle para que no haga falta el uso de mascarillas o algún otro tipo de protección. La ventilación del aire es 100% natural sin ningún tipo de tratamiento, las plantas son elegidas específicamente para que no tengan aromas perjudiciales, las sillas están creadas con madera sin modificar y los trabajadores del mercado, que rondan las 60 personas, no usan ningún tipo de detergente o colonia con sustancias químicas.

“Cuando llegué aquí a trabajar en mayo no podía creer todo lo que me decían, me parecía todo una auténtica locura, pero luego realmente te das cuenta de lo poco informada que está la sociedad acerca de cómo hay productos que pueden perjudicar tu salud”, dice Tejera. En los próximos meses van a crear una línea para personas que sufren algún tipo de cáncer, ya que afirman que la alimentación y los buenos hábitos son fundamentales para su mejoría.

“Los nutrientes de un tomate ecológico equivalen a los de siete tomates del Mercadona

“En Alemania cuando te diagnostican cáncer no sólo aplican quimioterapia, sino que se sigue una dieta estrictamente ecológica”, explica. Hay muchos productos como la cúrcuma, el arándano, el mijo y el goji que son muy buenos para el organismo en este tipo de situaciones, tanto que a la cúrcuma se le denomina coloquialmente ‘el anticáncer natural’.

Además de la tienda, en su interior hay un mercado donde comprar fruta, verdura, carne, zumos, etc. y a la hora de la comida y cena se pueden degustar los platos de su cantina, un restaurante llevado por Javier Muñoz-Calero, familiar de la dueña y famoso chef español que se caracteriza por tener una línea ecológica en todos sus restaurantes. La comida de esta cantina explaya sabor, ya que como asegura Noelia Tejera “los nutrientes de un tomate ecológico equivalen a los de siete tomates del Mercadona”.

Negocio próspero

Aunque ahora se esté teniendo más conciencia en cuanto a los hábitos alimenticios no hay que olvidar que durante muchos años los herbolarios ya acercaban estos productos ecológicos y naturales a la sociedad. María Cámara, farmacéutica del Herbolario de Capitán Haya de Madrid  afirma cómo ha habido una mayor demanda de sus productos en los últimos años, sobre todo en cuanto a los alimentos naturales.

“Se está viendo que da resultado, ya que no se introducen sustancias tóxicas en el cuerpo y son más ricos en vitaminas, minerales y aminoácidos”, explica la farmacéutica. Además, hay muchos prejuicios en cuanto a la medicina natural, pero por ejemplo el propóleo es un antibiótico de herbolario que cura el catarro sin necesidad de sustancias químicas. No hay nada como informarse para ganar en salud y calidad de vida.

About Sara Barreira

Estudiante de 4º de Periodismo en C.U.V.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.