Roberto Diz: “Hay que tener mucha personalidad para llevar un diseño mío”

Moderno y clásico a la vez. Así es el estilo del diseñador gallego Roberto Diz, afincado en Sevilla. Desde los 6 años, cuando pasaba horas y horas en el taller de su abuela, tenía claro que lo suyo era la moda. La alta sociedad sevillana se pelea por sus diseños y no es de extrañar, ya que tienen un sello muy personal. El diseñador relata a cuv3 cómo fueron sus inicios y las claves de su éxito.

Los inicios de Roberto Diz

P: Siendo gallego, ¿cómo es que ha empezado su carrera en Jerez de la Frontera?

R: Por una cuestión familiar, nos movemos a Andalucía cuando tenía 14 años, luego me voy a estudiar a Londres y a Madrid. Mi familia se quedó en Jerez de la Frontera y como me enamoré de la ciudad decidí volver.

P: ¿Recuerda cuál fue su primer vestido?

R: Mi primer vestido fue un vestido de novia que le hice a una amiga en Jerez y fue hace mucho tiempo y recuerdo que no tenía nada que ver con los que hacemos ahora, que son mucho más modernos.

P: ¿Qué aprendió de su etapa con Elio Berhanyer?

R: Aprendí que la ropa es ropa, que la gente tiene que ponérsela rápido y tiene que quedar bien. Hasta entonces mi ropa parecía que necesitabas ayuda para ponértela y era muy complicada. Con él aprendí que la ropa debía ser cómoda.

P: ¿Cómo se dio a conocer en Jerez?

R: Fue sobre todo el boca a boca. Tuve la suerte de conocer a señoras con bastante nivel adquisitivo y con buen gusto y todas ellas me ayudaron junto a hacer un trabajo bien hecho.

P: El paso de Jerez a Sevilla ¿cómo surge?

R: Fue duro, pero era lo que necesitábamos porque Jerez es una ciudad muy bonita pero con poco público, porque es muy pequeña. Mucha gente venía de Sevilla a Jerez y decidimos movernos a Sevilla para facilitar a nuestras clientas.

Su estilo y éxito internacional

P: Algunos de sus vestidos son muy clásicos y otros muy rompedores. ¿Y este cambio?

R: Yo creo que los diseñadores más clásicos son al  final lo más rompedores, es decir, la idea en la que trabajo es que en cuanto más clásico sea un traje, más rompedor es. Y aunque en mis desfiles sí hacemos maquillajes muy extravagantes y música muy extraña, la base de los vestidos que hago siempre es clásica. Chanel inventó la chaqueta hace 100 años y ahora la ves en Zara. Cuanto más clasica sea la prenda más moderna es.

P: Sus vestidos tienen mucha fuerza y personalidad, ¿cree que cualquier persona se puede poner un Roberto Diz?

R: Las idiotas no (risas). Para ponerte un Diz creo que tienes que estar seguro de ti mismo, querer ser distinto a los demás y no querer parecerte nadie. Ser una persona inteligente, que entiende lo que lleva puesto. No es ropa simplemente, es ropa con mucho estudio y muy atrevido. Tienes que tener la personalidad suficiente para ponerte un diseño mío.

P: Hace muchos vestidos con hombreras, ¿por qué?

R: Favorece mucho, hace a la mujer más alta y disimula el pecho y luego me gusta mucho la forma de los huesos y creo para la mujer lo más favorecedor es marcar los hombros, la cintura y la cadera.

“Me encantaría algún día ver una copia mía en Zara porque eso significa que lo que estoy haciendo es muy bueno”

P: Con su marca ha desfilado una vez en Cibeles, pero a pesar de haber desfilado una vez tiene más éxito que otros que desfilan siempre…

R: Creo que es porque en España no se produce moda, aparte de Amancio Ortega nosotros producimos jamón y aceite del bueno. Me vino bien que me echaran de Cibeles, porque ahora estaría firmando botes de nocilla y no vestidos.

P: Me choca que diga que Amancio Ortega produce moda ya que muchos diseñadores piensan que copia de las firmas de lujo…

R: Amancio Ortega es mi héroe, me encantaría algún día ver una copia mía en Zara porque eso significa que lo que estoy haciendo es muy bueno . Yo creo que no copia sino que analiza las tendencias y crea sus colecciones en base a las tendencias pero no creo que copie igual que los chinos los bolsos. Nos ha enseñado a vestirnos a los españoles porque antes de Zara, España era un país que no se vestía bien y ahora cualquiera puede ir a Zara e ir ideal vestido. Cada vez su producto está mejor hecho y no hay nada malo que decir de Amancio Ortega, yo lo adoro, me parece un genio.

P: Su logotipo es una columna vertebral, ¿qué quiere expresar con ello?

R: Yo creo que todo va de dentro hacia fuera, que si tú tienes la columna torcida por mucho Chanel que llevas puesto, el vestido quedará siempre torcido. Lo que es una metáfora, que si eres un idiota un Chanel no lo corrige. La gente tiene que tener la columna vertebral recta y ser honesta y buena persona y entonces todo te queda bien.

P: ¿Qué tipo de vestidos le gusta hacer más?

R: Lo que más me gusta es hacer vestidos largos y negros. Me gusta más hacer trajes de fiesta que de novias pero creo que hemos descubierto una nueva forma de hacer vestidos de novia. Hemos cambiado el ritmo de cómo debe ir una novia. Hasta ahora las novias parecían que llevaban un disfraz y creo que la mayoría de las chicas no son princesas y que no tienen una corte de 20 niños para llevarle la cola que quieren pasárselo bien en su boda y que tienen que estar cómodas. El día que te vas a sacar tienes que ir con tu estilo

P: En sus diseños, ¿qué hay de Roberto Diz y qué de la mujer que lo lleva?

R: De la mujer todo. Un vestido de Roberto Diz sin la mujer que lo lleva no es nada, no es más que un trapo cosido. Para mí la persona que va dentro es la que hace el vestido, un vestido no es elegante, es elegante la que lo lleva. Las personas que vienen confían en mí.

P: Fuera de España ¿en qué países tiene más éxito?

R: Los países que siempre me han comprado son Mónaco y Kubait. Estamos empezando una nueva era en la empresa y obviamente me encantaría llegar a Shangai, Dubai, que son los sitios donde la gente tiene un poder adquisitivo mayor y compran mucha moda cara y exclusiva.

P: ¿Dónde ha presentado sus colecciones fuera de España?

R: He presentado mis colecciones en Milán, no en desfiles pero sí en showrooms. Las diferencias entre Milán y España son abismales, la profesionalidad, se valora más el producto. Los italianos son de comprar menos pero con mucha calidad.

P: ¿Dónde le gustaría desfilar?

R: Me encantaría desfilar en París. En Nueva York son más de vender ropa sport, a mí me gusta más diseñar grandes vestidos y vestir a mujeres con más criterio que quieren ir diferentes.

La democratización de la moda

P: ¿Realmente cree en la democratización de la moda?

R: Sí, no todo el mundo puede comprar en las grandes marcas pero antiguamente nadie sabía quien era Dolce and Gabbana y ahora mismo cualquier persona lleva una falsificación dando igual de que barrio vengas y que cultura tengas. De hecho, la gente que quiere algo exclusivo no acude a estas grandes marcas porque ya no les parece. Por ejemplo en París, si vas a Louis Vuitton hay tantas personas como en una discoteca.

P: ¿Hay suficientes oportunidades en España para jóvenes talento?

R: No, creo que mucha gente tiene talento y no pueden salir adelante. Las pasarelas que hay en España al contrario que en el resto del mundo hay que pagarlas. En Inglaterra si tienes talento triunfas, da igual quien seas.

About Cristina Muñoz Luque

Colaboradora en la revista Vanidad

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.