“Una Miss renuncia al tiempo”

“Me pareció tan bonita que no podía recordar luego cómo era”, escribió Pío Baroja. Esta frase recoge el impacto que tienen las modelos en la sociedad, atadas a la exigencia de la belleza y sumidas en un mundo estereotipado de una forma muy simplista. Patricia de Dios, Miss Córdoba 2014, del certamen World Spain, explica a cuv3 cómo es el día a día de una modelo y las complejidades que conlleva una apariencia “bonita” las 24 horas del día.

Pregunta: ¿Qué diferencia hay entre una modelo y una Miss?

Respuesta: Una modelo, al fin y al cabo, es una percha, el diseñador quiere que la gente se fije exclusivamente en sus diseños. Una Miss es una embajadora de un país o una ciudad que tiene que dar una imagen, tener unos conocimientos, un saber estar. Debe ser humilde y fuerte a la vez.

P: ¿Cómo se prepara una modelo?

R: No hay una preparación específica. Se trata de que te den la oportunidad para trabajar y desarrollarte a ti misma. Hay que cuidar la alimentación para no tener cambios bruscos, comer sano y bien, también vamos al gimnasio y después, de casting en casting. También tienes obligaciones, por ejemplo, te comprometes con la asistencia a todos los casting a los que te manden, ser seria en las sesiones de foto y hacerlas bien.

P: ¿A qué renuncia y en qué se beneficia una modelo?

R: Renuncia al tiempo. Hablo en sentido relativo, es una jornada laboral. Los beneficios son económicos, y si es algo vocacional, también la realización personal. Es un mundo complicado, lo que buscan es gente que destaque dentro de esa belleza, es exigente porque es un negocio. Esperan que su producto venda mucho, porque sus beneficios van de la mano del número de ventas.

“En los seis años que llevo en la moda, nunca he visto a nadie privándose de comer”

P: En todas las profesiones hay un lastre, ¿el de la moda cuál es?

R: La imagen que han dado algunas modelos con el tema de la alimentación, aunque cada vez se está erradicando más ese tema. Siguen siendo delgadas, pero por constitución. En los seis años que llevo, no he visto a nadie privándose de comer.

P: También ha habido mucha polémica con las proposiciones indecentes en este mundo,¿ha vivido alguna vez algo así?

R: Sí, alguna he tenido pero por internet. Aun así, mi experiencia propia en Miss World, que no tiene nada que ver con Miss España, ha sido fantástica. No he recibido ninguna proposición fuera de lugar. El antiguo certamen echó por tierra el prestigio que tenía por mezclar otros negocios y se quedaron sin financiación.

P:¿Qué piden en Miss World Spain?

R:Lo más importante de Miss World es la obra social. Buscan más que una persona bella, una persona capaz de ayudar. Es un certamen que va buscando la mejor embajadora, a la más completa.

P: ¿Cree que está poco valorado? ¿Qué le hace falta a esta profesión?

R: Sí, y falta reconocimiento y respeto; cuando haces otro trabajo que no tiene relación con la moda, tienes que esconder un poco a lo que te dedicas, porque al enterarse se encasillan en “poco inteligente”, y eso no es así.

La delgadez, ¿icono de la belleza?

P: En la historia de la pasarela, una talla M o una talla XL no ha estado bien vista nunca….

R: Está bien vista en el contexto adecuado, es decir, hay pasarelas de tallas grandes en las que hay modelos que son espectaculares.

P: Entonces, ¿la delgadez no es el icono de la belleza?

R: Para nada. La delgadez en pasarela gusta porque las tallas sirven para un rango mayor de mujeres y pueden transmitir mejor la idea que quiere ofrecer el diseñador que lo que busca es mostrar sus modelos como si estuvieran en un maniquí.

P: ¿Ser modelo implica un servicio de 24 horas al servicio de la apariencia?

R: En tu vida diaria tienes que ser consciente de que si quieres que se convierta en tu trabajo tienes cuidar tu cuerpo, porque es tu herramienta de trabajo. Si vives de ello no tienes que “dejarte”.

P: ¿Por qué cree que se ha estereotipado tanto la imagen de la modelo?

R: Porque lo único que se ve de una modelo es la cara, no ves cómo es la persona. No conoces el equipo enorme que hay detrás, ni las diez horas de trabajo fotográfico o cuatro horas de maquillaje que tiene un desfile. Sólo ves los cinco segundos que está en la pasarela o la imagen de la revista a la cual dedicas tres segundos antes de pasar de página.

P: ¿Qué fin o sueño último tiene?

R: He estudiado “patronaje y moda” y probablemente me siga dedicando a este mundo, pero a lo mejor detrás de las cámaras y no delante como hasta ahora, mientras estudio y trabajo, diseño mi propia ropa. Es mi vocación.

About Andrea Peña

Estudiante de cuarto de Periodismo en el C.U.Villanueva. Actualmente becaria en La Razón.

Deja una respuesta