¿Se atreve a hacer el examen para obtener la nacionalidad española?

Gladys Graciela de Ayala y Yolanda Radwanska son dos de los muchos inmigrantes que viven en nuestro país y que quieren obtener la nacionalización española. El 10,7% de la población en nuestro país es extranjera, en torno a los cinco millones. Un número considerable de personas que vienen a España en busca de un futuro mejor debido a las precarias condiciones en sus países de origen.

La dificultad que conlleva este procedimiento hace que no todos ellos puedan llegar a obtenerla hasta pasados muchos años. Unos trámites que llevan mucho tiempo y mucho trabajo de conseguir. Algunos de los requisitos previos son, por ejemplo, el empadronamiento, tener un contrato de trabajo y demostrarlo con las nóminas, y pagar las tasas correspondientes en cada uno de los pasos que llevan a la nacionalización.

Además, la Comunidad de Madrid también ofrece facilidades para aquellos extranjeros que busquen información o ayuda acerca de su integración y orientación en nuestro país.

Nuevas pautas para la nacionalización

A finales del año 2011 el Partido Popular ya estableció en su programa electoral la necesidad de establecer una reforma en el sistema actual de concesión de nacionalidad mediante una entrevista y una prueba de idioma y cultura española. Conocimientos que anteriormente no eran necesarios, ya que se trataba de un trámite puramente administrativo y más asequible. En el apartado 3.6 de dicho programa electoral el PP estableció lo siguiente: “Requeriremos el conocimiento de los valores fundamentales contemplados en la Constitución que son la base de nuestra sociedad, y el conocimiento suficiente de la lengua, la historia y la cultura española para la obtención de la nacionalidad. Se dará una solemnidad adecuada al acto de adquisición de la nacionalidad española”.

“Requerimos conocimiento de la lengua, la historia y la cultura española”, sostiene el PP

Dos años después de conseguir la victoria en las elecciones, Mariano Rajoy dio luz verde a esta medida. Un examen en el que para aprobar se debe acreditar un grado suficiente de conocimiento del castellano y de la integración en la sociedad española, además de una entrevista personal con un encargado del Registro Civil que debe ser previa a la realización de la prueba.

El examen está compuesto de diversos apartados que miden conocimientos en política, economía, geografía, literatura, arte, historia, además de la actualidad en deportes, costumbres, refranes, cocina y fiestas de España.

En primera persona

Después de 23 años en España, Yolanda Radwanska se ha plateado en varias ocasiones conseguir la nacionalización española, pero los largos y difíciles trámites siempre han conseguido echarla atrás. La precaria situación en Polonia, su país de origen, le condujo a España en busca de un futuro mejor. “A pesar de no tener la nacionalización me siento completamente integrada y a gusto. Es como si estuviera en mi país, ya son muchos años”, explica. A sus 54 años trabaja como asistenta del hogar en varios domicilios y como ayudante personal de una persona invidente.

“A pesar de no tener la nacionalización me siento completamente integrada”

“Yo ya soy algo mayor, pero mi hijo que tiene 33 años lleva un tiempo preparándose para obtener la nacionalización. Juntar todos los papeles requeridos por el Ministerio es muy complicado y se necesita mucha constancia”, asegura la polaca.

Un caso diferente es el de Gladys Graciela de Ayala, una paraguaya de 42 años que llegó a España hace ocho años y desde el principio su principal objetivo es conseguir la nacionalización. “Con la ayuda de una abogada ya he conseguido todos los papeles necesarios y estoy esperando para la entrevista y el examen”, cuenta.

Según explica, vino a nuestro país en busca de una mayor libertad y seguridad, y pese a llegar sola consiguió que sus dos hijos y su hermana entraran en el país con un visado de turismo para sólo tres meses.

Concretar las preguntas

La semana que finalizó el 26 de septiembre el Poder Judicial exigió al Gobierno que concretara las preguntas que se les hacían a los inmigrantes en la entrevista de presentación. Según este organismo, los jueces de los registros civiles hacen preguntas muy dispares en estas evaluaciones y quieren que se concreten los “elementos esenciales”. Esta semana se debatirá y votará el proyecto de real decreto que está elaborando el Gobierno para esta ocasión y determinar así el grado de dificultad y exigencia de las preguntas, al igual que los elementos que lo integran. Lo que pide el Poder Judicial es que se detalle el formato de la prueba y que estas preguntas se acoten, además de que el Instituto Cervantes (el encargado de llevar a cabo estos exámenes) incorpore a su sus funciones diarias la competencia de las evaluar a los inmigrantes.

(Con información de Ana Barrio)

About Sara Barreira

Estudiante de 4º de Periodismo en C.U.V.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.