Dietas milagro: mucho deporte y, sobre todo, motivación

La vuelta a la rutina, los madrugones y el estrés de la ciudad después de las vacaciones de verano siempre resultan difíciles, sobre todo cuando se han cogido kilitos de más debido a las comidas copiosas y esos caprichos, como los helados, enemigos del colesterol y el sobrepeso, que en exceso no ayudan a mantener el peso ideal. Al final del verano, los kilos sobrantes, son motivo más que suficiente para ir al gimnasio, llevar a cabo una dieta sana y equilibrada y preparase para la “operación bikini” del próximo verano.

“Muchas se ven gordas y no es la realidad, sino que muchas de ellas están destonificadas, no gordas”

Expertos como Isaac Rompinlli, monitor del gimnasio Holiday Gym, y Roberto Durán, entrenador personal, especialista en nutrición y gerente del gimnasio Fitness4all, recomiendan para perder peso todos los ejercicios aeróbicos y cardiovasculares como correr, nadar, deportes al aire libre y jugar al pádel, que a pesar de estar muy de moda últimamente puede resultar lesivo si no se hace ejercicio además de este.

Todos estos deportes son recomendables tanto en hombres como en mujeres. Roberto Durán asegura que las que más se preocupan por la figura y el peso son las mujeres, ya que “muchas se ven gordas y no es la realidad, sino que muchas de ellas están destonificadas, no gordas”.

Es importante tener en cuenta que para perder peso de forma saludable, lo ideal es no perder más de un kilo por semana. Para conseguir el objetivo final, adelgazar llevando un control, hay que cumplir tres reglas: hacer deporte de forma constante, hidratarse bien bebiendo al menos dos litros de agua al día y por último, ponerse a dieta. Muchas personas se preguntan cuáles son las dietas misteriosas además de milagrosas para lograr un cuerpo diez.

El secreto está en que existen muchas dietas en función del cuerpo de cada uno y el peso que se quiera perder. Por tanto, sólo hay que escoger la más adecuada. Sin embargo, los expertos están de acuerdo en que lo ideal es suprimir o minimizar las comidas con aceite, con sal, los azúcares, los fritos y los rebozados.

Esto no significa que haya que saltarse las cinco comidas diarias (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena), sino que hay que incluir comida más sana como la fruta, la verdura y comidas a la plancha o al horno. Incluso, entre horas, ideal para matar el gusanillo, es recomendable recurrir a yogures desnatados, y fruta como la manzana o la pera.

La motivación, un factor importante

Los meses más fuertes son después del verano y después de navidades. Sin embargo, Roberto Durán añade que “después del verano la gente se ve en bañador y no le gusta lo que ve, por lo que la motivación es mayor”.

Esta motivación, crucial para perder peso y llevar una vida sana, se acentúa más tras la vuelta de vacaciones. En cambio la realidad es otra. “Durante el primer mes la gente que no hace ejercicio viene de media cinco veces por semana. Esa media durante un mes se puede mantener. Pero una persona que no hace actividad deportiva no puede entrenar seis meses cinco días por semana. No está preparada ni física ni psicológicamente”, explica Roberto Durán.

No sólo basta con hacer mucho deporte, hidratarse bien, y tener fuerza de voluntad para no saltarse la dieta, sino que la motivación es importantísima para no tirar la toalla y conseguir la meta final.

Hay casos en que no basta con eso, sino que a veces se recurre a algún tipo de ayuda como las pastillas Allí o XLS Medical, u otras que requieren receta médica como el caso de Xenical. En la farmacia de la calle Jazmín, las farmacéuticas Isabel Cordero y Toñi Prieto aseguran que todas son bastantes efectivas, pero que, como todo, ese efecto depende de la persona sin importar si se trata de un hombre o una mujer. Sin embargo, hay que tener precaución y consultar en la farmacia antes de ingerir alguna de estas pastillas, ya que las personas con problemas frecuentes del tipo cardiovascular o tiroides deben asegurarse de que pueden tomarlos sin correr ningún riesgo.

Isabel Cordero advierte que las pastillas no deben consumirse como si fueran sustitutas de la comida sino que lo aconsejable es tomarlas durante la etapa de ejercicio y dieta para que su efecto sea visible. En cambio, existen barritas y batidos que pueden reemplazar una comida. Pero recurrir a este tipo de ayudas tiene un precio, desde el coste mínimo de 2 euros una barrita hasta más de 50 euros las pastillas y los batidos.

Al final, el reto no es perder peso e ir al gimnasio un par de meses, sino mantener una rutina constante con el deporte y tener una alimentación sana y saludable como ofrece la dieta mediterránea.

About Laura Correa Alonso

Estudiante de 4º de Periodismo (Centro Universitario Villanueva)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.