Rental Mode o cómo alquilar el vestido perfecto

¿Qué más puede haber detrás de la gran puerta de un edificio? Además de las viviendas, ahora es posible que te encuentres con alguna tienda de ropa. Es lo que te sucederá si vas a la calle Piamonte 7. Allí está Rental Mode, un nuevo concepto ideado en mayo de este año para ir elegantemente vestido a cualquier evento que se precie gracias a su sistema de alquiler de ropa.

De eso se encarga Miriam Arriaga Pedrosa, la dueña de Rental Mode en Madrid, que un día quiso compaginar su profesión de odontóloga con la moda. “En Sevilla lo hacían unas amigas y yo decidí traerlo a Madrid porque el alquilar todo un look para un evento de un día es mucho más rentable que comprarlo”, afirma esta sevillana de 28 años y odontóloga de lunes a jueves, que gestiona a la perfección un negocio que obtiene grandes beneficios sobre todo en la temporada ya conocida como BBC (bodas, bautizos y comuniones).

Así, alquilar todo el outfit en el que se incluyen blusa y pantalón o bien el vestido, junto con los complementos necesarios (bolso, cinturón, pendientes..) cuesta 60 euros. Los tocados y las pamelas van a parte. Aunque, si lo prefiere, puede comprar cualquier prenda, las cuales se venden a distintos importes.

“Alquilar todo un look para un evento de un día es mucho más rentable que comprarlo”

La ventaja de la exclusividad

Para Arriaga, una de las mayores ventajas de Rental Mode, a parte de los precios, es la exclusividad. “Nosotros hacemos vestidos a medida. Todos ellos son únicos porque la clienta elige qué modelo quiere y en qué color. Se manda a Sevilla y en un plazo máximo de siete días está en la tienda”, añade.

No se dé por vencido si al entrar en ese pequeño pero iluminado sótano cree que no va a encontrar su talla, puesto que aunque sólo haya unas cuantas prendas colgadas de los burros, trabajan desde la talla XS hasta la XL. Además otra de las ventajas que ofrecen es que nunca pasará por el mal trago de ver que alguien lleva su mismo vestido. “Nos gusta cuidar a la clienta y por eso, tenemos un control exhaustivo sobre los looks que se llevan a cada evento para que ninguno se repita”, afirma Miriam Arriaga mientras termina de colocar las prendas que una compradora acaba de dejar.

Salir vestida de pies a cabeza

Sin duda Rental Mode es uno de los ejemplos de showroom que se diferencian del resto de tiendas en la atención personalizada. “La mujer que viene a nuestro establecimiento puede estar horas probándose, porque queremos lo mismo que ella, que salga vestida entera sin la necesidad de que tenga que buscar a la desesperada algo que le combine con el vestido”, confiesa la dueña de esta pequeña franquicia que poco a poco está ganando presencia no sólo en bodas, sino también en graduaciones y eventos importantes.

Pero, ¿y qué pasa cuando se acaba la fiesta? Nada, con devolver en el plazo fijado lo que se haya alquilado ha cumplido. Ellos se encargan de la limpieza de todas las prendas, eso sí, por si hay algún percance y el vestido sufre un deterioro, debe pagar una fianza de cinco euros que servirá para que ese vestido vuelva a lucirse.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.