Drones para todos los públicos

Todo el mundo ha oído hablar alguna vez de un dron. Esta palabra es cada vez más habitual en el día a día de la sociedad, aparece en las noticias, en las películas, en las series… pero, ¿qué son los drones?

Estos dispositivos también son conocidos con las siglas VANT (Vehículo Aéreo No Tripulado). Aunque surgieron tras la Primera Guerra Mundial, no se empezaron a usar hasta finales de la Segunda Guerra Mundial. Fueron creados única y exclusivamente con fines militares, para la guerra. Las ventajas de estos primeros drones eran claras, permitían el acceso a áreas de alto riesgo o de difícil acceso sin la necesidad de la presencia de pilotos.

No permiten hacer nada que antes no se pudiera hacer de otro modo, pero estos dispositivos hacen que tareas como las de los bomberos, la policía o un geógrafo sean no solo más sencillas sino mucho más económicas. Los proyectos con el uso de drones civiles son cada vez más habituales y pueden suponer avances en cuanto a la simplificación de las nuevas tecnologías.

En España se ha autorizado el uso de drones para controlar incendios forestales

Cristina Serrano, estudiante de la Universidad Politécnica de Madrid, ha creado un dron para la realización de un proyecto de una aplicación para dispositivos de teléfonos móviles. Explica que necesitaban algo que les permitiera grabar imágenes con gran perspectiva y desde ángulos muy diferentes, y “un dron era la manera más económica y cómoda de cumplir nuestros objetivos”, afirma la directora del proyecto. El dispositivo de poco más de dos kilos dirigido por control remoto tiene incorporada una cámara de gran angular que es lo que les permite tomar planos más abiertos.

Para todos los usos

En el ámbito de la guerra surgieron como aviones no tripulados para la exploración de terrenos con dificultad de acceso o de gran peligro para los militares, pero han evolucionado hasta ser usados para el espionaje entre países como el dron-espía RQ-170 Sentiel interceptado por los iraníes en 2011.

Pero el uso de los drones también se ha desarrollado en otros muchos campos. Uno de los más destacados es el uso que se le está dando en las reservas naturales. El parque nacional de Doñana llevóDrone a cabo hace unos años un proyecto pionero que tenía por objetivo utilizar un dron de control remoto pero debido al exclusivo uso militar de estos objetos tuvieron que desarrollar su proyecto en África donde los utilizaron para controlar la caza furtiva de rinocerontes en una de las reservas más importantes de Sudáfrica. Ahora están desarrollando el proyecto en la reserva española de Doñana, donde pretenden avanzar en el conocimiento en profundidad de algunas especies poco conocidas.

Recientemente, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha autorizado en España el uso de un dron civil para controlar incendios forestales. En este ámbito también se han utilizado estos dispositivos para la localización y búsqueda de personas desaparecidas en lugares de difícil acceso, como cuevas o precipicios, o de grandes superficies montañosas.

Pero el uso de estos vehículos se encuentra ya al alcance de cualquiera y para cualquier utilización en algunas tiendas. No solo se encuentran a la venta para públicos de todas las edades, sino que existen páginas para construir tus propios drones a nivel usuario y sin necesidad de demasiados conocimientos previos.

La otra cara de la moneda

Por otro lado estos dispositivos también plantean algunas dudas que cuestionan el uso de los drones. Para Cristina Serrano en España existe un vacío legal en cuanto a la utilización y uso de este tipo de dispositivos. “No existe ninguna ley que regule quién puede utilizarlo y por dónde”. Pero esto no sucede solo en España, ya que ningún país del mundo ha establecido una legislación sobre este tema hasta el momento, aunque países como Estados Unidos o Gran Bretaña están en proceso.

Es evidente que todo lo que tiene un uso positivo, también lo tiene negativo. De la misma forma, los drones son un arma de doble filo. Organizaciones como Hizbulah o las FARC han asegurado tener aviones y submarinos por control remoto.

En la época en la que se encuentra la sociedad una de las cuestiones de las que más se habla es de la privacidad. Una privacidad que se pone en cuestión a diario por el uso de las nuevas tecnologías. Teléfonos que nos tienen localizados minuto a minuto y redes sociales que utilizamos para decir qué hacemos constantemente. A cuestionar la privacidad también se pueden unir los drones, que cubren el único espacio de aire que queda libre entre nuestras cabezas y el límite de google maps.

(Visited 278 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.