Nicotina y otras dudas sobre el cigarrillo electrónico

No existen estudios que demuestren que cambiar un cigarrillo común por uno electrónico pueda ser positivo para la salud. Es cierto que el cigarrillo electrónico no tiene las más de 7.000 sustancias tóxicas presentes en el humo de un cigarrillo común. Sin embargo en sus componentes se han encontrado algunas sustancias tóxicas, entre ellas alguna que puede derivar en cáncer.

La Dra. Paola Morello, consultora del Programa Nacional de Control del Tabaco de Argentina explica a cuv3 que estos nuevos utensilios tienen nicotina por lo que el principal objetivo de este aparato es perpetuar la adición a la misma. “Se han observado las mismas consecuencias de presión alta y vasoconstricción en fumadores comunes y fumadores de cigarrillo electrónico”, afirma.

“Los vapores generan irritación de todas las vías respiratorias”

A día de hoy no hay constancia de ninguna investigación o análisis científico publicado que demuestre la eficacia y menos aun la inocuidad de estos artilugios electrónicos para dejar de fumar. Algunos organismos médicos siguen recomendando métodos más tradiciones como terapias, parches o chicles de nicotina, que han demostrado un porcentaje de eficacia.

Además, existe una preocupación a nivel mundial de que la falta de regulación estandarizada y conocimiento de este utensilio electrónico pueda verse asociada y aparejada con un aumento del consumo entre los adolescentes.

Las consultas de intoxicación se han incrementado en 2014

El aumento de las llamadas a los centros de toxicología se ha cuadruplicado desde el comienzo del boom de este nuevo sustitutivo del tabaco. Desde el 1 de enero de 2013 al 26 de abril de 2014 se recibieron 121.990 consultas, de las cuales 64 tenían como producto implicado un cigarrillo electrónico.

Lo preocupante de todo esto es que en un 21,9% de las consultas en casos de intoxicación estuviera implicados un menor de dos años, y que en el caso de niños entre los tres y los catorce haya un 6% más aproximadamente. No obstante la mayor parte de los intoxicados supera los catorce años con un 65,6% de los casos y llama la atención que en un 1,6% se haya visto afectado un animal.

About Ana Gómez

Alumna de cuarto de periodismo en Centro Universitario Villanueva

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.