Cézanne vuelve a Madrid 30 años después

cezanee foto texto
Visitantes de la exposición observando uno de los cuadros más representativos. (Foto Isabel Pita)

Nada más entrar en el Museo Thyssen-Bornemisza nos topamos con Retrato de un desconocido de Cézanne. Es una de las obras más representativas del artista francés. Adelanta el estilo de Cézanne: pinceladas gruesas, mezcla de colores cálidos y fríos, pero siguiendo una composición armónica, y una perspectiva aplanada que  lleva a pensar que el fondo y el objeto protagonista están al mismo nivel.

La siguiente impresión del pintor de finales del siglo XIX es que toda su obra está marcada por el contraste. Primero, entre sus bodegones realistas y sus paisajes naturales con un toque abstracto. Pasaba largas horas pintando en el exterior. Era tal el amor que tenía a la naturaleza que en una de esas ocasiones, le pilló una tormenta, cayó enfermo de una neumonía y murió al poco tiempo. Aunque, antes de fallecer dejó grandes obras.

En las cinco salas que componen la exposición de Paul Cézanne hay distintos ambientes que ayudan a imaginar cómo sería estar en el siglo XIX. Podríamos estar encontrándonos en un gran prado con montañas en el fondo que nos invitan a disfrutar del paisaje y olvidarnos de los problemas. Sólo oiríamos silencio. Un silencio que se interrumpiría por el sonido del viento al chocar con las ramas de los árboles.

El pintor que pintaba por pintar

Es difícil saber si una obra es fruto de la mano del pintor ya que no firmaba sus obras hasta que las vendía. Para Cézanne su máxima preocupación era realizar los cuadros a su gusto. Venía de una familia acomodada y no le faltaba de nada. Esto marcó una gran diferencia entre su estilo y el de otros pintores de la misma época. Sencillamente, dibujaba lo que quería y como quería. Gracias a esto consiguió evolucionar en su estilo llegando a ser un adelantado a su tiempo. Así también consiguió ser uno de los precursores del cubismo.

Cézanne no firmaba las obras hasta que las vendía y su máxima preocupación era realizar los cuadros a su gusto

Así mismo, en esta exposición podemos comparar 58 de sus obras con otras 9 de otros artistas posteriores como Paul Gaunin, André Denain, Camille Pissarro o George Branque. Al compararlas entendemos que Paul Cézanne es un pintor perteneciente al cubismo pero con una atmósfera general más realista como influencia de su amor por la naturaleza. En resumen, es un artista polifacético dentro de la pintura, no sólo en los ambientes, los colores y los contrastes sino en las técnicas. Utilizaba óleo, acuarela y acuarela y lápiz.

Una cita ineludible

Es recomendable verla porque solo va a estar disponible en Madrid y es una colección única que reúne cuadros de museos de todo el mundo, como el Yokohama Museum of Art de Budapest y Metropolitano de Nueva York entre todos, además de colecciones privadas.

Con información de Isabel Pita Sánchez

About Eneko Picavea

Alumno de 4º de periodismo

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.