“Un guionista debe encontrar su propio camino”

Hoy hablan los guionistas. Esta es la finalidad del documental “Writing Heads”, dirigido por Alfonso S. SuárezImpulsado por el sindicato de guionistas ALMA, mediante él se da visibilidad, por fin, a una de las profesiones menos valoradas del mundo del cine. De primera mano, guionistas como Ignacio del Moral, Lola Salvador y Azucena Rodríguez desvelan sus secretos. Los tres compartieron sus experiencias en un encuentro con alumnos en el  Centro Universitario Villanueva.

Lola Salvador ha sido una profesional que ha podido tocar todos los ámbitos en el mundo de la escritura, escribiendo para cine películas como “El crimen de Cuenca” adaptación de una de sus novelas o “Las bicicletas son para el verano”. Para teatro ha adaptado obras como “La gata sobre el tejado de zinc” de Tennesse Williams y ha escrito diversos guiones radiofónicos como “Con los ojos cerrados”.

En su encuentro con los alumnos, Lola Salvador enseñó lo que es dedicar una vida entera a esta profesión, y por su experiencia se muestra la idea que tiene sobre el trabajo de un guionista. Declaró que esta profesión se puede y se debe compaginar con otras actividades y diferenció el papel de un guionista con el de un escritor. “El guionista es además cineasta”, dijo, y añadió que escribir guiones es un tipo de escritura más peculiar que una novela.

“Ser guionista es una de las profesiones más gratificantes que hay”

El papel del guión

Al hablar del éxito de un guión, cuándo saber si es bueno o malo, la invitada comentó junto con sus compañeros de profesión que el verdadero éxito se consigue cuando al guionista le gusta lo que ha escrito habiendo sido capaz de leer esa historia olvidando que es de cosecha propia.

Los tres guionistas insistieron en que no es lo mismo un guión bueno que un guión que vende y que lo mejor que se puede hacer es escribir siempre para uno mismo, teniendo la humildad de escuchar opiniones pero no cayendo en el error de reescribir una historia muchas veces, pues su esencia podría perderse.

¿Dónde escribir?

Cada escritor tiene un lugar de inspiración, o eso es lo que siempre se ha pensado. Para muchos la inspiración viene a través de la presión, como le sucede a Lola Salvador. El lugar no importa para esta guionista. Si trabaja con agobio y presión puede hacerlo sin necesidad de estar en un lugar que le inspire o le ayude a imaginar.

La guionista confesó que lo más difícil es tener una buena estructura y que cuando se ha conseguido los diálogos vienen solos, y los personajes hablan por sí mismos.

A su juicio, pocas veces es difícil escribir, ya que es una profesión tan divertida que resulta muy rentable y gratificante. Hablando de los momentos en los que a un guionista le encargan la escritura de una película insistió en que si una idea no gusta hay que ser capaz de decir que no. “Yo nunca he escrito nada que no quisiera escribir, he rechazado más de un proyecto”, afirmó.

(Con información de Ángela Treviño Lesseps)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.