“Ilusión”, una comedia “sencilla” que funciona

Daniel Castro Villanueva (Foto: Pepe Luis Vázquez)
Daniel Castro Villanueva (Foto: Pepe Luis Vázquez)

¿Es posible hacer una comedia con un presupuesto que no supera los 15.000 euros? Sí, y Daniel Castro Villanueva conoce  muy bien la fórmula. Con sencillez, imaginación y trabajo se puede hacer que un largometraje con las características de “Ilusión” triunfe, y encima, que hasta haya estado nominado en los premios de cine más importantes a escala nacional, los Goya. 

Los secretos que rodean al éxito de esta película los desveló su director en los cines Paraíso del barrio Mirasierra de Madrid, donde se presentó la cinta ante los alumnos de Comunicación Audiovisual y Periodismo del Centro Universitario Villanueva.

Ilusión es el primer largometraje de Castro Villanueva, que es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra y ha trabajado como guionista en populares series de televisión como ‘Yo soy Bea’, ‘Gran Hotel’, o ‘Arrayán’, además de haber dirigido otros cortos y haber sido coguionista en producciones de peso.

La sinopsis de la película es la siguiente: un guionista y director de cine trata de insuflarle al país parte de la ilusión que parece haber perdido en los últimos tiempos. Su idea es hacer una película sobre los pactos de la Moncloa. Eso sí, quiere que sea un musical.

El periodista y crítico de cine del diario El País Jordi Costa la define como “una comedia desnuda y portátil, de alta precisión y no poca sutileza”. En este largometraje, además, Castro interpreta el papel de protagonista.

Los secretos del cine “sencillo”

Un instante antes de la proyección de la película, el director advirtió que era una cinta “hecha con poco presupuesto y muy sencilla”, poniendo en antecedentes al personal de la sala.  El film despertó gran expectación y risas entre el público. Una vez finalizada la proyección, Castro fue desgranando todos los detalles de su largometraje y contestando una a una las curiosidades de los estudiantes y profesores del centroAdemás, desveló su opinión sobre la forma de trabajar en este sector tan complicado como es el cine.

“Es más difícil hacer llorar que reír. Cuando alguien se ríe con una película lo captas rapidísimo”

La parte más técnica de la película se descubrió a fondo tras una pregunta de un profesor del centro sobre el proceso de escritura, el guion y la dificultad de hacer reír, ya que se trata de una comedia. “Hay un tipo de películas que reconozco no llevo muy bien, aquellas en las que no sabes lo que te están contando y por dónde van los personajes”, señaló el director, que desveló que por ello planteó “una secuencia con el personaje puntualizando qué quería y qué iba a hacer”. “Deseaba que fuese muy sencillita: un tío quiere algo, fracasa y después tiene que reinventar su vida”, añadió.

A la hora de comparar las dificultades entre una comedia y un drama, Castro lo tiene claro: “Pienso que es más difícil hacer llorar que reír, llorar es dificilísimo. Y después desde el punto de vista del público, cuando alguien ríe lo captas de inmediato pero es más complicado percibir cuando alguien se emociona o llora por una película”.

Asimismo, reveló cuál es la parte de la película que peor lleva…  “La chica es la parte del guion por la que menos contento estoy, siempre hay cosas que uno no hace bien y pienso que toda esa relación de pareja me ha resultado muy difícil de hacer”.

El placer de trabajar con David Trueba

Uno de los papeles que más llama la atención en la película es el que interpreta el director de cine David Trueba, que este año ha arrasado en los premios Goya con su película ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’, y que ha tenido un papel fundamental en el resultado final de “Ilusión”. “Ha mejorado los diálogos y las escenas y me ha facilitado mucho el trabajo. Fue buenísimo trabajar con él”, añadió Castro Villanueva.

“Una película hermética y personal puede ser rentable comercialmente y tener futuro”

A su juicio, el debate entre hacer un cine con presupuestos ajustados, como Woody Allen, o por todo lo alto, carece de sentido. “Lo de Woody Allen me parece una historia de éxitos creando películas increíbles. Considero que no todo el cine debe estar hecho para todo el público, tienes que saber para dónde vas. Si uno no se mete en grandes líos, una película muy hermética y personal puede tener un público, un lugar donde producirse y distribuirse, hasta llega a ser rentable comercialmente”.

En este sentido, aseguró que “hay un montonazo de directores que hacen películas pequeñas y les va muy bien”. En cuanto a consejos, sin titubear afirmó: “Yo lo que recomiendo es que cada uno haga lo que le salga”.

About Pepe Luis Vázquez

Estudiante de 4º de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.