El publicitario que se anunció a sí mismo en una valla

Pablo Jove en una valla publicitaria.
Pablo Jove en una valla publicitaria

“‘Messi ya come pescado”. ¿Esto es deporte? Casi que no'”. Así reza la campaña favorita de Pablo Jove, que realizó para el diario digital de información deportiva Grada360. No es la única, es cierto, aunque pocas llamaron más la atención como aquella en la que aparecía él mismo en una valla publicitaria con un sugerente mensaje: “Me apuesto mil euros contigo a que no me contratas como redactor en tu agencia”.

Lo cierto es que cuando esta redactora se dispuso a contactar con este antiguo alumno del Centro Universitario Villanueva para hacerle una entrevista, dentro de la serie de reportajes con alumni que está realizando cuv3, podía imaginarse a un joven quizá excesivamente serio, muy preocupado por su trabajo y con tantas responsabilidades profesionales que apenas se podría permitir conversar unos instantes. Pero no fue así. Desde Cochabamba, en Bolivia, donde reside actualmente, nos respondió con una amabilidad y familiaridad propia de un ex-alumno de Villanueva.

Extrovertido y dinámico, Jove ha desempeñado ya 12 trabajos y en tres países diferentes. Extrovertidas (y dinámicas, y llenas de humor, y provocadoras) son también sus campañas publicitarias. Ha trabajado para la web de Pau Gasol, se ha ido de gira con El canto del loco y ha estado con los mejores publicistas. Todo en uno. Con razón su madre dice que no sabe muy bien a qué se dedica.

P. Le habrán dicho muchas veces que es inquieto profesionalmente… ¿Cómo surgió su primera oferta de trabajo en el extranjero?

La primera vez que salí de Europa para trabajar fue gracias a mi hermano. Yo trabajaba en una agencia de mobile marketing y sentía que mi jefe era quien hacía el trabajo que yo quería hacer. Y si te dejas llevar la vida te lleva donde ella quiere. Así que un día mi hermano volvió a decirme: ¿Y por qué no dejas eso, que no lo vas a hacer para siempre, y vives una aventura en Washington D.C.? Renuncié y me costó mucho, porque la gente de la agencia eran muy buenas personas y siempre se habían portado genial conmigo. Pero tomé la decisión y es de las mejores experiencias de mi vida. Aprendí mucho sobre comunicación, un poco de inglés y sobre todo, me quité muchos miedos.

 P. Alcanzar el éxito con su edad no es tarea fácil. ¿Ha tenido que renunciar a muchas cosas para conseguirlo?

R: Sólo he sacrificado tiempo de salir de copas o perder tiempo viendo la tele. Y algunas que otras vacaciones y pagas extras, porque con tanto cambio vas perdiendo los derechos que te da estar un tiempo en las empresas. Pero sin duda ha merecido la pena. A mí me encanta mi trabajo, así que a pesar de que entiendo que genera valor, me sigue alucinando que me paguen por hacer algo que me encanta, así que me considero un privilegiado.

 P. Sabemos que además de valentía es imprescindible una sólida formación. ¿Cómo recuerda su etapa de estudiante en Villanueva?

R: Pregunta complicada, porque era un desastre como estudiante. Creo que tengo el récord de años para aprobar la carrera de Publicidad y RRPP. Pero mientras trataba de sacarme las asignaturas leía libros, intentaba interesarme por lo que se estaba haciendo, preguntaba a compañeros sobre cosas que ellos sabían y yo no, aprendí sobre arte, cine, y sobre todo, sobre personas. Y eso es impagable. En la universidad siempre me trataron con libertad, respeto y cariño y aprendí que no era tan malo ser diferente a los demás. He coincidido con gente que estudió en Villanueva en empresas, y se nota muchísimo que son gente mejor formada en trato y en una visión más global y menos técnica. Más de ver el bosque y menos de toparse con los árboles. Para que entendáis el interés que mostraba a veces, a la profesora de arte, Marian Vizcaíno, a quien tengo un cariño excepcional, la conocí en diciembre en la cafetería porque vino a hablarme ella. Y la asignatura era cuatrimestral y terminaba en enero. Así que puede decir que consiguió que me apasionara todo aquello en sólo dos meses. Y todo eso todavía me sirve para tocarle un poco las narices a los directores de arte en reuniones.

 “Mi hermano me dijo: ‘¿Por qué no dejas todo y vives una aventura en Washington? Mereció la pena”

P. ¿Se considera un ejemplo a seguir para los actuales estudiantes de Publicidad?

R: No me siento un ejemplo para nadie. Sólo hago lo que me gusta donde me permiten hacerlo. Pero le debo mucho a Dios, a la suerte o al destino. Y a mucha gente. Y eso no lo he controlado yo. Quería trabajar en deportes y trabajé en la web de Gasol como primer trabajo. Después trabajé en Mobile Dreams, que es la mejor agencia de Mobile de España e hicimos cosas muy interesantes. Me fui de gira con El Canto del Loco un verano. Después, en comunicación política donde se maneja mundialmente la diplomacia y las relaciones internacionales. Más tarde, me especialicé en creatividad publicitaria y he trabajado con algunos de los más grandes creativos de este país y de otros países. He tenido la suerte de aprender de José Luis Moro, de Manolo Moreno, de Josemaría Puyol y de muchos más. Y he trabajado para los mejores anunciantes de España. Estar poco tiempo en las agencias tiene un coste, pero aprendes tanto…

P. ¿Cuál es la clave para alcanzar el éxito en un mercado de trabajo tan competitivo?

R: Mi trabajo es bien extraño para la gente de fuera y es algo que me cuesta explicar. De hecho creo que mi madre todavía no sabe muy bien a qué me dedico. Lo que creo que a mí me ha ayudado es que tengo una pasión terrible por lo que hago y no me gusta hacer las cosas de cualquier modo. También te digo que hay veces que soy el peor para hacer ciertas cosas de ciertos clientes. Se me dan mal las cosas femeninas o los textos planos de temas complicados. Una vez tuve que repetir unas 50 veces el texto para un folleto para vender seguros para el cáncer de mama. Casi lloro.

“Mi trabajo es más bien extraño visto desde fuera. Mi madre no sabe muy bien a qué me dedico”

P. ¿Cómo consigue compaginar su intensa vida laboral con su tiempo de ocio?

R: Mi ocio me lo tomo muy en serio, porque lo considero parte de mi trabajo. Si no descansas y no disfrutas, no ves a tu familia y amigos, estás haciendo algo mal. Me gusta mucho salir, viajar, conocer gente nueva, ir al cine y el fútbol. Lo que nunca he llevado muy bien es lo de no poder planificar ciertas cosas. Cinco minutos antes de salir del trabajo, el cliente siempre quiere algo. Entonces ese día no vas al fútbol, se enfadan tus amigos con los que has quedado y te sientes culpable porque has fallado a gente que es importante para ti.

P. ¿Cómo observa la situación actual de España con el elevado índice de paro y las pocas expectativas de trabajo?

R: Es un problema grave de raíz. Lo que más me molesta es ver sufriendo a gente trabajadora y con muchísimo talento, y ver cómo viven los que gobiernan. Me preocupa la pérdida de valores, de honestidad, que el ladrón sea admirado y envidiado. Que el trabajador honesto se vea como un “pringao”.

P. ¿Se plantea trabajar en España en el futuro?

R: Creo que más que yo se lo debe plantear España. En realidad no puedo hacer planes por adelantado porque no sé lo que me deparará el futuro. Pero por supuesto que me encantaría poder volver a casa en algún momento.

 P. Un consejo para los que queramos seguir sus pasos…

Yo os diría: aprende, equivócate, opina, pregunta, arriesga, sé curioso y siempre sé tú mismo. Deja los miedos a un lado. Piensa que todos somos humanos. Ríe, ten amigos, sal, haz cosas, llena tu tiempo. Y escucha. Aprende a escuchar, que te abre muchos mundos y muchas puertas. Ten una meta antes ahora que estás a tiempo de elegirla, define qué te gusta, plantéate dónde quieres llegar y qué estás dispuesto a sacrificar. Y cuando lo tengas, hazlo. Y revísalo de vez en cuando. Quizás es tiempo de moverse. Otra vez.

“Cinco minutos antes de salir el cliente siempre quiere algo. Ese día dejas colgados a tus amigos”

 

(Visited 1.133 time, 1 visit today)

About María Matos

Estudiante de 4º de Periodismo

1 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.