El chupete: una motivación para cuidar la verdadera infancia

Miguel Ángel Carvajal, director ejecutivo de "El chupete".  Foto tomada por Rocío Gil Gutiérrez
Miguel Ángel Carvajal, director ejecutivo de “El chupete”.
Foto tomada por Rocío Gil Gutiérrez

Noticias sobre corrupción, sobremesas cargadas de política, transportes en los que se mantiene el run run de la crisis económica… parece que es un tema que se ha quedado insertado en todas partes y es necesario dar una bocanada de aire fresco, porque está claro que es necesario un cambio de actitud.

Miguel Ángel Carvajal, director ejecutivo del Festival publicitario “El chupete”, ofreció a los alumnos del Centro Universitario Villanueva una conferencia con una idea clave en esta línea de optimismo que rápidamente captó la atención del auditorio: “Los que trabajamos en comunicación tenemos una oportunidad muy buena de trabajo. Estamos en unas circunstancias sociales muy ventajosas”.

Hace tiempo que la publicidad percibió la necesidad de un cambio a la hora de lanzar sus mensajes. Las formas de comunicación tradicionales perdieron fuerza con la llegada de la revolución digital. La generación de ahora ya tiene el chip de las nuevas tecnologías programado. Se nos ha abierto un mundo amplísimo de formas de comunicación que antes no existían ni por asomo. Añadir contenidos de formación, información y entretenimiento es algo que facilita la transmisión de los valores de marca a niños y jóvenes de forma responsable.

Las empresas de este ámbito necesitan regenerarse, y llenarse de nuevos “nativos digitales” para no quedarse obsoletas; por ello, estamos en el momento más adecuado de nuestra profesión.

Nacimiento de “El chupete”

Con estas palabras cargadas de ánimo, Miguel Ángel Carvajal comenzó a explicar su gran proyecto.“¿Por qué no premiar la publicidad infantil y no solo la de las grandes marcas?” Esta fue la pregunta que estuvo rondando su cabeza durante un tiempo.

El sabía que velar por una publicidad responsable era importante, pero si ésta estaba dirigida a los niños se convertía en algo aún más significativo. Los niños, se encuentran en un momento de formación y aprendizaje y su vulnerabilidad crece por momentos. Es tal la relevancia de la educación que la mayoría de los conflictos políticos se desatan sobre todo por esta vía.

Carvajal era consciente de las numerosas prohibiciones que reglaban la publicidad infantil, pero, ¿existían premios que incentivaran una comunicación infantil responsable? La respuesta era que no, la publicidad infantil no era reconocida de ningún modo.

Por ello impulsó su gran proyecto: El festival “El chupete”. La idea fue gratamente acogida, y la marca conocida como “El chupete” comenzó a salir a flote. Pedagogos, profesores o presidentes de compañías comenzaron a ser parte del jurado.

Pablo Alzugaray, uno de los fundadores de Shackleton y parte del jurado de este festival de publicidad infantil, remarcó: “He estado en muchos festivales, pero jamás me había tenido que plantear en un jurado el tema de la responsabilidad”. Era increíble que los profesionales que llevaban años dedicándose a la comunicación no se plantearan este tipo de valores.

Esto supuso una nueva motivación para la marca “El chupete”

“Si conseguíamos que el parámetro “responsabilidad” se inyectara en las agencias, daríamos un gran paso adelante”. Carvajal hizo hincapié en esta idea, pues era consciente de la falta de valores que proyectaban numerosas agencias y anuncios publicitarios. Esto supuso también una motivación para los alumnos de 2º de Publicidad que fueron conscientes de esta clara necesidad hoy en día

Tras asentar sus valores y el espíritu que les iba a regir, fueron en busca de financiación y tuvieron la gran suerte de contar con la ayuda de la Generalitat Valenciana y la de los Cines Callao para dar vida al festival.

La responsabilidad es muy importante en publicidad, pero mucho más si se dirige a un público infantil

Los medios comenzaron a dar cobertura a esta iniciativa, y sus primeras campañas de publicidad empezaron a ser vistas por las calles.

Y no solo se quedaron en España, sino que decidieron dar un salto internacional a Méjico, donde la acogida fue realmente buena.

Campaña de El Chupete 2012.
Campaña de El Chupete 2012.

La labor de “El chupete” está siendo clave en el mundo de la publicidad infantil. Incluso en el deporte es algo muy cuidado y medido. Cristiano Ronaldo y numerosos deportistas y personajes públicos con influencia en el sector infantil son asesorados por profesionales no solo para el cuidado de su imagen, sino también para controlar la influencia que sus acciones pueden tener en la sociedad, subrayando el sector infantil, pues parten de la base de que “lo que ellos hacen, los niños lo imitan”.

Festival “El chupete” 2013

En relación con el último festival de “El chupete” el pasado junio de 2013, cabe remarcar que el primer puesto estuvo muy muy reñido entre dos grandes marcas: Dodot y Mcdonald’s. Con estos entrañables spots (spot Dodot; spot Mcdonald’s) competían ambas, y la decisión, según apuntó Carvajal, fue bastante complicada.

Aún así se inclinaron por Dodot, ya que tenía un importante mérito frente a Mcdonald’s. Los protagonistas no eran actores y el realizador tuvo la delicadeza necesaria para hacer un anuncio lleno de respeto y elegancia.

Para el Centro Universitario Villanueva fue también importante, porque  tres alumnas y un antiguo alumno fueron finalistas en la categoría “Chupete joven”: Irene Martín García, Belén García Solbes, Alicia Kirán y Javier Kirán.

Si comparamos este Festival con el Festival del Sol, la diferencia es radical en muchos aspectos. En medios, es cierto que El Chupete cuenta con medios más modestos, pero está muy bien reconocido; en el ambiente, la diferencia es clara, el hecho de que esté enfocado a la comunicación infantil ya marca un contraste; y en el tono, un tono más agradable y distendido.

El esfuerzo de los padres por educar a sus hijos

Apoyar propuestas como esta es beneficioso para todos, pues así tendrán trascendencia de generación en generación. Los padres de hoy se esfuerzan por la educación de sus hijos, y dentro de unos años, estos hijos velarán por la de sus pequeños; por lo que asentar bien las bases desde el principio y no solo sancionar lo ilícito es algo es algo favorable para todos.

Muchas veces las quejas acerca de la falta de valores, moral o ética  invaden la sociedad, pero, ¿se propone algo al respecto?

El hecho de apoyar a aquellas iniciativas que sí lo hacen y que luchan por transmitir los valores a los más pequeños es una manera de plantar cara al asunto, pues al fin y al cabo es el futuro que estamos creando entre todos.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.