El día en que la futura periodista fue la triste protagonista de la noticia

Alarma, autobús, universidad, prácticas. Alarma, autobús, universidad, prácticas. Alarma, autobús…el día a día de Vera de Benito, estudiante de 1º de Periodismo en el Centro Universitario de Villanueva, es muy parecido al de otros tantos jóvenes españoles: ajetreado y estresante pero, a la vez, apasionante. Sin embargo, una de las cosas que distinguen a Vera del resto de la juventud española es una fecha. El 11 de marzo de 2004, Vera perdió a su padre.

Desde entonces, su vida no ha vuelto a ser la misma. Pero Vera se resiste a que los causantes del suceso la vean triste e intenta llevar una vida igual que la de cualquier otra joven española. Y es esto lo que ha querido reflejar CNN en un reportaje con motivo del décimo aniversario del atentado. cuv3 ha querido acompañarla, a ella y a los periodistas que la entrevistaron, para ver cómo es el día en el que la futura periodista se convierte en la triste protagonista de la noticia.

Ha sido uno de tantos reportajes en los que Vera de Benito ha sido la protagonista estos días, como la entrevista que le hicieron en El Mundo, en la que leía una emotiva carta a su padre. O la que le realizaron en El Objetivo de La Sexta. Asimismo, ha sido el centro del documental “Los Ojos de Vera”, emitido el domingo por la noche en La Sexta, y de reportajes en medios como  20 Minutos, TVE, Telecinco, Cuatro y Cadena Ser.

Una vida normal

En el caso de la CNN, Al Goodman, corresponsal de la cadena en España, y su cámara siguieron a Vera durante un día de su vida: desde los viajes en autobús hasta la universidad, pasando por la estación de Santa Eugenia (en la que tuvieron lugar las explosiones), querían demostrar que Vera, a pesar de la tragedia, tiene una vida normal, como cualquier otro adolescente español.

“Realizo el mismo viaje en tren que mi padre para demostrarme que soy capaz de hacerlo”, declara Vera

Respecto a la universidad, querían grabar a Vera integrada con sus compañeros y mostrar que el hecho de que sea víctima del terrorismo no afecta a su vida social. Para ello, recogieron los instantes en los que Vera salía de clase, hablaba con unos compañeros y esperaba el 178 en la parada del autobús.

Posteriormente, con algunas dificultades logísticas, Goodman realizó una corta entrevista a Vera en el atestado autocar y, tras hacer el mismo transbordo que realiza la protagonista en Plaza de Castilla, llegaron a su casa.

Fue ahí donde el corresponsal preguntó a Vera sobre su futuro, sus ambiciones, el proceso de superación, su percepción de la vida… Además, la joven afirmó que, de vez en cuando, acude a la estación de Santa Eugenia para realizar el mismo trayecto que realizaba su padre todos los días. “Lo hago cuando lo necesito, para demostrarme que soy capaz de hacer el mismo recorrido que hacía él”, declara Vera.

“Vamos a donde ella va”, asegura el periodista de la CNN

De esta manera, Vera de Benito y los periodistas se desplazaron a este emplazamiento para seguir con el reportaje. Sin embargo, Goodman subrayó que esto seguía siendo un reflejo de la cotidianidad de la vida de la joven universitaria: “Vamos a donde ella va. Si no hubiese ido a la estación, no tendría cabida en nuestra crónica”, afirma el periodista.

“No era una crónica para un solo periodista”

Además, aparte de mostrar la vida de Vera tras el suceso, el reportaje, emitido en varios países del mundo, servirá para exponer a la comunidad internacional las consecuencias que el atentado ha tenido para la sociedad española.

Goodman, que ya era corresponsal en el momento del ataque, recuerda que aquel 11 de marzo “fue un día muy triste para Madrid y muy difícil como corresponsal”. Fue uno de los primeros enviados en llegar al lugar del suceso, donde “había mucha confusión”. “Estuvimos muchas horas en directo y empezaron a llegar refuerzos por la tarde”, recuerda Goodman. “El jueves por la noche, ya había mucha gente de CNN para cubrir lo que había pasado; pero eso fue solo el comienzo: luego tuvieron lugar la gran marcha, las elecciones…”

“Fue un día muy triste para Madrid”, recuerda el corresponsal

Asimismo, afirma que la cobertura mediática, a escala internacional, que se le dio al suceso “fue enorme, medida por la cantidad de corresponsales que mandaron los principales medios”. “Esto no era una crónica para un solo corresponsal y algunas cadenas mandaron equipos completos. En nuestro caso, tuvimos 5 o 6 corresponsales, cada uno con un equipo, para poder estar informando las 24 horas“, declara Goodman.

Ahora que se cumplen diez años de aquel día, Vera se prepara para vivir otro aniversario. Según dice, prefiere pasar el difícil día sola y recordar a su padre de manera íntima, recorriendo las mismas vías por las que él pasaba diariamente.

About Javier Pérez Santana

Estudiante de 4º de Periodismo y Comunicación y Gestión de Moda en C.U. Villanueva

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.