Crossfit, la revolución del entrenamiento

Algunos de los ejercicios de crossfit
Algunos de los ejercicios de crossfit

Una nueva tendencia deportiva está empezando a despegar en España. Hablamos del crossfit, un método de entrenamiento funcional, con ejercicios intensos, de corta duración, muy variados, y con un alto poder motivador.

El crossfit nació en EEUU en los años 90 en Santa Cruz, California. En un primer momento fue ideado para entrenar a los cuerpos de élite de los Estados Unidos y bomberos. Desde entonces son cada día más los adeptos a este método. Tanto está creciendo el crossfit que tiene sus propias olimpiadas anuales. Podríamos decir que el crossfit no es tan solo una filosofía de entrenamiento, sino de vida, que cuenta con cientos de miles de seguidores para batirse en duelo consigo mismo.

El crossfit frente al gimnasio tradicional

La mayoría de la gente que se apunta a un gimnasio empieza con ganas su rutina de entrenamiento las primeras semanas, pero tras este tiempo se pierden las motivaciones. De hecho, de esto es de lo que viven los famosos gimnasios low-cost, pero no vamos a tratar de eso ahora.

El crossfit es justo lo opuesto. No hay espejos, no se repite lo mismo decenas de veces, no se pueden comentar “batallitas” con el compañero de al lado. El crossfit no es un deporte convencional. Los ejercicios se cronometran, no hay televisiones, ni máquinas de cardio. Únicamente encontramos barras, anillas olímpicas, máquinas de remo, pesas rusas y de halterofilia, balones medicinales, cajas y combas.

El crossfit está creciendo tanto que tiene sus propias Olimpiadas

Un entrenamiento son sesiones funcionales, cortas pero intensas. Con ejercicios creativos y que varían. Cada entrenamiento está supervisado por un monitor, que podrá variar pesos o corregir posturas durante el entrenamiento.

“Un componente de motivación en base a la superación personal”

El crossfit pretende trabajar y perfeccionar unas determinadas capacidades físicas, tales como resistencia cardio-respiratoria, resistencia muscular, fuerza, flexibilidad, potencia, velocidad, coordinación, agilidad, equilibrio y precisión,  con el objetivo de preparar al practicante para hacer frente a cualquier eventualidad.

El pasado lunes este redactor pudo probar de primera mano en el box de Crossfit Chamberí, que le asesoró durante todo el entrenamiento. Puede parecer un entrenamiento duro, que lo es, pero se adapta a cada persona y su condición física, según explicaba Óscar Pardo.

En cuanto a lo que se habla de posibles lesiones o las animaladas que pueden llegar a hacerse, es necesario entrenar la técnica perfectamente y así poder realizar los ejercicios con control. Por tanto, lo único necesario para empezar en crossfit es una alta dosis de motivación.

About Íñigo Entrala

Estudiante de 4º de Publicidad y RRPP

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.