Una exposición de joyas para poner los dientes largos

Joyas de plata del siglo XVIII realizadas mediante filigrana
Joyas de plata del siglo XVIII realizadas mediante filigrana

No se puede escribir una historia sin un principio, y las joyas que decoran los escaparates actuales esconden una historia sobre su origen y progreso. Por este motivo, el Museo del Traje ofrece hasta el 30 de marzo una exposición sobre la evolución de la joyería en España,Vestir las joyas, que comienza en el siglo XVIII y termina con los últimos diseños creados a finales del siglo XX.

Además se muestran algunas de las piezas que han servido de inspiración a importantes diseñadores como Yves Saint Laurent o Christian Dior, y que deben el reconocimiento de sus creaciones a collares de origen visigodo del siglo VIII o broches y pendientes de origen oriental.

Incluso aparece como una obra de arte un anuncio publicitario de tabaco Marlboro en el que posa una modelo enjoyada con pendientes de diamantes y esmeraldas. Todo ello mediante un muestrario de más de 120 piezas de oro y plata en el que se explica la relevancia de la joyería tanto en el mundo de la moda como en la vida social de los últimos siglos.

En la muestra hay piezas que han inspirado a diseñadores como Yves Saint Laurent o Christian Dior

La exposición además explica tres aspectos clave en el mundo de la joyería: brillo, color y fantasía. Cada una de estas cualidades es fundamental para entender cómo las joyas se convierten en un instrumento social y cultural que consigue reflejar el poder y la elegancia. Las perlas, las gemas talladas, el vidrio, el coral y el esmalte son combinaciones que decoran el oro y la plata para jugar con la fantasía y las sensaciones que transmiten estas pequeñas piezas de gran valor.

Las funciones de las joyas

La joyería no sólo cumplía un carácter ornamental sobre las prendas, sino que además cubría algunos aspectos funcionales dentro de la vestimenta, como es el caso de las hebillas masculinas de plata o los botones femeninos de oro. Sin embargo durante el siglo XVIII la importancia de los broches y los gemelos se fue perdiendo a causa de los cambios introducidos en la moda masculina y femenina en los siglos posteriores.

Las técnicas que utilizan las joyerías como Suárez en la actualidad para aportar brillo y dureza en sus diseños provienen de algunos procedimientos que se utilizaban durante el siglo XVIII en elaboración de prendas religiosas, como es el caso de la filigrana, una técnica de origen oriental con la que se conseguían finos hilos de metal que decoraban la vestimenta para las celebraciones religiosas, y que más tarde será utilizada para pendientes, cinturones o carteras de tafetán de seda con bordados de plata. En definitiva, objetos que mantenían la tradición filigrana pero que añadían diferentes materiales como fragmentos de espejo y perlas para conseguir el asombro en los actos sociales.

Cinturón y bolso del siglo XIX decorados con hilos de oro y plata
Cinturón y bolso del siglo XIX decorados con oro y plata

La conexión con la realidad es algo que la exposición no muestra de manera directa, sino que está en manos de cada visitante que ve en cada pieza un recuerdo de su propio joyero. Los diseños de coral que se promocionan en los escaparates y en las campañas publicitarias en la actualidad ya formaban parte del atuendo femenino durante el siglo XIX al igual que los pendientes de media luna de estilo oriental que juegan con la imaginación como si del cuento de las Mil y una noches se tratara.

Joyas y belleza

¿Qué relación existe entonces entre la joyería y la belleza? En este sentido las joyas no sólo embellecen el cuerpo humano, sino que también son objetos bellos por excelencia. El famoso filósofo chino Confucio decía que “cada objeto tiene su belleza, pero no todos pueden verla” y, en este sentido, las joyas se convierten en objetos a merced del gusto personal, que es el que tiene la última palabra.

Sin embargo, una cualidad indiscutible de estas piezas de gran valor es que consiguen trasladar en el tiempo la esencia, el encanto y la seducción de un tiempo y un lugar determinado.

About Amparo González Giraldós

Estudiante de 4º de Periodismo y Moda

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.