El testimonio de Tamara Falcó sobre su conversión

“Es casi una experiencia religiosa”. Así dice una de  las canciones más exitosas de su hermano, Enrique Iglesias. Esa fue la sensación con la que salieron de la parroquia de San Josemaría (aunque sin el casi) todos los que escucharon el testimonio de Tamara Falcó sobre su conversión al catolicismo, una experiencia religiosa en toda regla.

Un hervidero de gente de todas las edades –aunque primó la edad juvenil- abarrotaba aquella pequeña y moderna parroquia que rinde honor al fundador del Opus Dei en la localidad de Aravaca (Madrid) para escuchar el testimonio de Falcó. Esta joven que es considerada una de las mujeres que destila más elegancia en nuestro país. Hija de Isabel Preysler y el Marqués de Griñón, es la imagen publicitaria de muchas empresas de lujo y moda. Además es hermana de los cantantes Enrique y Julio Iglesias.

La conversión

En su testimonio Falcó fue describiendo detalle a detalle su conversión, que asegura empezó cuando hace tres años su padre se separó por tercera vez. “Yo me fui a acompañarle al campo y me puse a buscar lectura de verano. Entonces fui a la Casa del Libro y allí estaba la Biblia didáctica. Me llamó la atención y la compré”.

Así comenzó a leer la Biblia, empezando por el Génesis. “Cuando llegué a los diez mandamientos me di cuenta de que si los hubiese seguido toda mi vida, habría mucha gente que no me podría haber hecho daño”. Aunque este fue el comienzo de su conversión, no fue así como empezó su testimonio, que inició dándose a conocer y explicando que su vida nunca había sido nada religiosa. De hecho, hasta se atrevió a revelar que antes de su conversión “siempre que iba a una boda, iba directamente a la fiesta, nunca pasaba por la ceremonia religiosa”.

”Hice un retiro espiritual que fue como un máster en catolicismo”

Posteriormente, empezó a interesarse por la religión y llamó una amiga suya que era bastante católica, que le regaló un libro de Medugorje –lugar donde se aparece la Virgen- y la invitó a un retiro espiritual. Ahí explotó el proceso de conversión. Falcó sentencia que el retiro fue un “máster en catolicismo”. “Me tiré todo el fin de semana en el confesionario, y además el sacerdote se llamaba el ‘Padre Salvador’”, comentó entre las risas del asistentes.

Terminó de contar todo el proceso de su conversión hablando sobre Medugorje, ese lugar de Bosnia-Herzegovina donde supuestamente se aparece la Virgen María. Aseguró que fue un punto clave en su conversión. “Pasó bastante tiempo de mi conversión cuando viajé a Medugorje, fui en el festival de la Juventud, había muchísima gente. Se lo recomiendo a todo el mundo”, señaló.

Durante todo el testimonio fue intercalando las declaraciones y los pasos de su conversión con algunos golpes de humor que hicieron reír en bastantes ocasiones a los allí presentes, como cuando contó que estuvo en México hace unos años y coincidió en una cena con Eduardo Verastegui. “Me dijeron que era un modelo guapo que había participado en el videoclip de Jennifer Lopez, entonces yo dije que encantada y se sentó a mi lado. Estuvo toda la noche hablándome de Dios y su conversión y me pareció un rollazo”, sentenció. Ahora, después de convertirse, tanto ha cambiado su percepción que señala que “hay que hablar de  Dios sin importarte lo que piensen de ti”. 

Tamara Falcó, al descubierto

Después se dio paso a las preguntas. Los asistentes exprimieron al máximo la presencia de una conversa como ella para desatar todo tipo de dudas como la conversión de su familia o la contradicción de convivir con la vida material de fama y la vida religiosa. Con respecto a su familia, Falcó aseguró que aunque sean agnósticos “no paro de rezar por ellos para que se conviertan”. 

También se animó a contar una anécdota graciosa que le pasó hace poco con su hermana y su madre. Falcó desveló que siempre lleva un frasco de agua bendita en el bolso y que le dijo un sacerdote que el agua bendita ahuyenta los malos espíritus. “Hace un tiempo estaba mi hermana estudiando y pensé ‘ahora es el momento’, y empecé a rociarle con agua bendita mientras ella chillaba muy cabreada, yo entonces le dije: ¡uyyy! ¿Eso es mala señal eh? Entonces cuando llegó mi madre empecé a rociarla también”, explicó.

”Puedes ser muy pobre y tener todo tu afán y corazón puesto en las cosas materiales”

Otra pregunta muy contradictoria fue sobre su vida material y la fama. Una de las allí presentes le preguntó cómo compaginaba toda la vida de fama y reportajes en las revistas de lujo con la religión, algo que resultaba un poco contradictorio, a lo que le contestó que “tú puedes ser muy pobre y tener todo tu afán en cosas materiales y también ser muy rico y no poner tu corazón en cosas materiales. Entonces todo depende de dónde está tu corazón. Es cuestión de ordenarlo”.

About Pepe Luis Vázquez

Estudiante de 4º de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.