Black Rock, de la inversión a la fiera

Más de uno debió extrañarse el pasado 13 de noviembre cuando al pasear cerca de la madrileña sala We Rock se encontró con una banda de moteros montando un gran escándalo sin venir a cuento. No era el apocalipsis, ni era un gran festival del motor. Todo ese montaje daba la bienvenida al concierto de presentación del nuevo disco de la banda Black Rock, presente y futuro del metal nacional con sus raíces en la capital española.

“La imagen es todo, hay que tener en cuenta que entramos por los ojos”, asegura Bárbara Black, de 28 años, una vocalista capaz de ponerse los guantes de boxeo, literalmente, para interpretar una canción sobre luchadores. Bárbara Black creó esta banda en 2007, harta de no encontrar un grupo musical que encajase en su estilo, mezcla de la fiesta más desenfrenada junto al baile pélvico y sensual más provocador.

Junto a ella se encuentra David Villarreal, de 29 años, reciente incorporación a la guitarra del grupo. Asegura estar en el grupo que siempre buscó, acompañado de Fabs T. Scorpion al bajo, y Paul D.Q. a la batería, único miembro original que queda en el grupo junto a la fundadora.

“Antes las discográficas apostaban por ti, ahora eres tú quien invierte mucho dinero por ser promocionado”

El sacrificio del músico

Black Rock es tan solo una de las muchísimas bandas que se tienen que financiar a sí mismas cada día. En una época en que el cambio generacional pide sangre joven en los escenarios pero en la que no se venden discos, las discográficas de rock no apuestan por muchas bandas con talento: “Antes ellas invertían un dinero por ti, se arriesgaban. Ahora eres tú el que paga una cantidad desorbitada para que te ayuden en promoción, actuaciones, etc.”, asegura Bárbara Black.

Hablamos de una situación con cabida en el mercado musical internacional, pero con mucha más repercusión en un país azotado por la crisis como es España. Grupos como Barón Rojo u Obús siguen copando los puestos de cabezas de cartel en los festivales que se celebran a lo largo de este país, y más allá de bandas internacionales, ¿cuándo veremos a las jóvenes promesas llegar a lo más alto?

“Los festivales van a lo seguro y ya tienen un grupo de élite para liderar los festivales del rock. Un día se retirarán los grupos veteranos, ¿cómo podremos sustituirles si no confían en nosotros?”, se pregunta la vocalista de Black Rock.

“Es importante que nos apoyemos entre todos los grupos de este estilo y dejemos las envidias a un lado”, asegura David Villareal. La envidia suele bloquear el avance de unos u otros grupos que, en lugar de ver el éxito de una banda como un campo abierto para el avance de otras, lo ven como un obstáculo para sus propios conjuntos. En unos estilos no comerciales como son el rock y el metal, “no hay que cerrarse a uno u otro tipo de bandas, hay que estar abierto a escuchar un poco de todo, sea un tipo de rock más extremo, más clásico, etc.” Nos cuenta el guitarrista de 29 años.

Just My Kiss Rocks

En 2010 terminaron de grabar su primer LP, Todo al Negro. Temas melódicos y cantados en español que dieron el pistoletazo de salida a la banda. En 2013, y desde el mes de noviembre, Itunes, Spotify o las clásicas tiendas de discos ya cuentan en sus estanterías con Just My Kiss Rocks, el segundo trabajo de Black Rock. Con 10 temas (3 de ellos intros) muestran “un toque más directo y rápido. Este disco es una bomba de relojería”, explica Bárbara Black a cuv3.

Una de las sorpresas que depara este trabajo son temas como Rock’n Roll Riders, Fighters o You got a light?, que muestran un sonido muy parecido al Mötley Crüe o a los WASP más ochenteros.

Esto incluye un cambio en el idioma de las letras: “Las canciones lo pedían. El sonido fuerte y la rima más dinámica hizo que el inglés fuese el idioma que transmitiera nuestros mensajes en este CD”, dice Bárbara Black, quien en directo convierte su música en una fiera potente y con garra.

Con un videoclip cancelado por el momento (Rock’n Roll Riders),los asistentes a la madrileña sala We Rock recibieron la sorpresa de, en pleno concierto, ser grabados junto a la banda para un futuro vídeo de su tema Fighters. Este se unirá al single de su primer disco En Mi Cama, para deleite de todos sus fans, y anuncian que no será el último videoclip de este LP…

Sin prisa pero sin pausa

Si tienen que recomendar algo a los jóvenes músicos que tiene este país, es “que se lo pasen bien y disfruten con lo que hacen”, asegura David Villarreal, ya que “no se puede esperar que todo te salga bien en un día”. La situación no es fácil para alguien que desea hacer de esto su trabajo, y mucho menos para alguien que toque metal en España.

“Hay que armarse de paciencia y aceptar que no será fácil mantenerse siempre con gran ilusión y energía en todas las etapas que pasa un grupo”, dice Bárbara Black, quien tras años de duro trabajo sabe lo que es la lucha continua por llegar a lo más alto.

De momento Black Rock no tirará cohetes. Bárbara, David y compañía seguirán el día a día con tranquilidad, preparando más conciertos y videoclips. Lo más importante a largo plazo no es hacerse famoso, sino poder ser solventes económicamente y, si se dan las condiciones favorables, mostrar sus trabajos en el extranjero. Ellos seguirán haciendo lo que más les gusta, disfrutar en el escenario, y hacer disfrutar a todo aquel que se atreva a escuchar su sonido.

(Con información de Mario Sánchez López)

About Diego Magaña Ibáñez

Alumno de 4º de Periodismo en Villanueva CU

1 comments

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.