Tres propuestas para hacer tú mismo los regalos de Navidad

¡Así de chulos quedarán tus regalos DIY! (Foto: Soraya Pacios)
¡Así de chulos quedarán tus regalos DIY! (Foto: Soraya Pacios)

¿Ya has hecho la carta? Seguro que sí. La última cazadora de moda, un videojuego, un móvil, unos zapatos carísimos… Las tiendas en esta época del año se frotan las manos gracias a la bondad de los Reyes Magos y compañía. Es el aspecto menos romántico de la Navidad: consumismo puro y duro.

Pero la Navidad no es eso. Estas fechas son días para reencontrarse con familiares, compartir ilusiones y brindar por los sueños que traerá el año nuevo, no para ir de tienda en tienda como loco porque no encuentras un collar para tu madre o un móvil para tu novio.

En cuv3 somos muy románticos y nos hemos propuesto rescatar el espíritu de la Navidad. El tuyo. Los niños lo tienen y son los que más disfrutan de estas fechas. ¿Preparado? Echa un vistazo a tu interior, rescata al niño que llevas dentro y… ¡haz tus propios regalos!

La magia del “Do It Yourself”

Esta Navidad será diferente. Tus familiares y amigos se quedarán atónitos al desenvolver sus regalos. No costarán mucho, pero estarán plagados de tiempo, cariño e ilusión. Desde cuv3 te proponemos tres opciones de regalos DIY (‘Do It Yourself’ o ‘hazlo tú mismo’) para que elijas el que más te guste. Pero no nos los hemos sacado de la manga.

Soraya Pacios Arias, periodista y experta en decoración y manualidades, nos los ha propuesto: una cabeza de ciervo, un mueble restaurado y un collar de flores. ¡Ahí es nada! Además, seguro que te relajas haciéndolos.

“Hacer este tipo de regalos me relaja muchísimo, es mi momento de tranquilidad”

“Hacer este tipo de regalos me relaja muchísimo, es mi momento de tranquilidad. Pongo el móvil en silencio, algún documental de fondo o el capítulo de una serie que me guste, y le dedico unas horas al proyecto que me traigo entre manos”, confiesa Soraya. ¡Se te pasará el tiempo volando! “Normalmente cuando me quiero dar cuenta han pasado tres o cuatro horas y ni me he dado cuenta”, afirma. ¿Aún no te hemos convencido?

Opción 1: Cabeza de ciervo

Soraya asegura que “es un regalo perfecto para un niño”. Además “la taxidermia está muy de moda en la decoración”, confiesa. Un regalo “divertido” que no te llevará más que cuatro tardes.

Nuestra decoradora, que lleva desde pequeña haciendo dibujos y manualidades, se lo regaló al hijo de una amiga suya y le encantó. Además, es la creación de la que está más orgullosa, ya que pensó que “nunca sería capaz de hacerla”. “La vi en la web y estuve a punto de comprarla porque me encantaba el toque ‘kitch’ que tiene. Al final me decidí a intentarlo y aunque no es tan bonita como la suya, para ser el primer intento no está mal”, asegura.

¿Qué necesitamos?

  • Mucha paciencia
  • Papel de periódico y papel higiénico
  • Agua con pegamento
  • Cinta americana
  • Pintura acrílica

¿Cómo lo hacemos?

La estructura se hace con bolas de papel de periódico, se moldean con las manos y se van pegando con cinta americana para darle forma y que no se muevan. Después se hace lo mismo con los cuernos, pero haciendo “churros”.

Luego se fijan los cuernos a la cabeza con mucha cinta americana y se empieza a poner capas de papel maché. Pero si no tienes papel maché no te preocupes: Soraya lo hizo con papel higiénico con cola y agua y le quedó estupendo. “¡Un truco que aprendí de pequeña cuando veía Art Attack!”, confiesa entre risas.

Hay que darle bastantes capas y, cuando ya está seco y duro, se lija un poquito con una lija “muy muy fina”; y después simplemente se pinta. ¡Y voilà!

Opción 2: Mueble castellano restaurado

Seguro que tienes un mueble viejo olvidado en el trastero. ¡Sácalo y reinvéntalo! Un regalo “clásico pero con un toque renovado, más fresco”, asegura Soraya. Le encantará a quien se lo regales.

“Cuando me hacen un regalo así, valoro mucho el cariño que le han puesto y las horas que le has dedicado. No es lo mismo que cuando vas a una tienda y pagas por algo, es una cosa que has pensado y creado tú”, confiesa la decoradora. ¡Desde luego que razones no faltan para que, al menos, lo intentes!

Soraya, que se lo regaló a su madre, asegura que no se tarda mucho. “Lo que más trabajo lleva es lijar el mueble para quitarle todo el barniz. Mucha gente sólo lo lija, yo soy muy maniática y quito absolutamente todo el barniz con ayuda de una espátula, a mano. ¡Espero que los Reyes me traigan una lijadora eléctrica!”. Ahí lo deja.

¿Qué necesitamos?

  • Una lija
  • Pintura acrílica
  • Betún de zapatos
  • Cera líquida

¿Cómo lo hacemos?

Lo primero es lijar para quitar el barniz viejo. Luego simplemente hay que pintarlo con el color seleccionado. “Yo para mis DIY siempre utilizo pintura acrílica, ya que no huele a productos químicos, se seca muy rápido y los pinceles o las manchas del suelo se pueden limpiar con agua y jabón”, aconseja.

Después, hay que darle una capa de betún. En teoría hay que usar betún de Judea, pero Soraya utilizó “el típico betún que se utiliza para limpiar los zapatos” y le quedó de lujo. ¿Cómo damos el betún? Muy fácil: hay que coger una esponja húmeda, mojarla un poquito en el betún e irla pasando por el mueble. Soraya aconseja que en los pliegues utilicemos “un pincel pequeñito que impregno en el betún, para que quede más oscuro”.

Y, por último, hay que darle una capa de cera líquida para proteger el mueble y la nueva pintura.

Opción 3: Collar de flores

¿No tienes regalo para tu pareja o tu madre? No te dejes un dineral en un regalo carísimo: este “atrevido” collar de flores le encantará. Soraya se lo regaló a una amiga y sólo tardó “cuatro o cinco horas”.

Este tipo de collares suele hacerse con tela, pero ella utilizó “un papel especial que es muy grueso y parece casi tela”. Además, “es barato y más manejable”. Soraya recomienda que lo busquemos en papelerías del centro de Madrid.

¿Qué necesitamos?

  • Pistola de silicona
  • Un trozo de cartón
  • Un retal de tela
  • Una cadena

¿Cómo lo hacemos?

Primero se recorta en el cartón la forma que queremos que tenga el collar, después se forra con el retal de tela y la pistola de silicona. Luego se recortan círculos de dos tamaños en el papel o la tela de la que queremos que sean nuestras flores. “Habrá que usar entre ocho y doce círculos por cada flor, dependiendo del grosor de la tela o el papel”, detalla.

Por último se van pegando los círculos en nuestro cartón forrado, se pone una gota de silicona en el centro del círculo y “con cuidado de que queden pegaditos unos a otros y, haciendo formas de círculo, se van formando las flores”.

Y ya sólo queda hacer un par de agujeros en la parte de arriba y colocar la cadena. Fácil y divertido, ¿verdad?

(Visited 305 time, 1 visit today)

About María Palmero

Alumna de 4º de Periodismo del CU.V. (Universidad Complutense de Madrid)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.