“La Casa de Campo es el soltadero municipal de animales”

Uno de los animales abandonados recogidos por el Centro Brinzal (Foto del Centro Brinzal)
Uno de los animales abandonados recogidos por el Centro Brinzal (Foto del Centro Brinzal)

Se acercan las Navidades y con ellas los deseos de obsequiar a familiares y amigos. Uno de los regalos estrella de estas fechas son las mascotas. En los últimos años ha ido creciendo el número de adquisiciones en esta época de perros, gatos, aves, etc. Y cada vez son más los animales exóticos que se utilizan como presente en estos días del año.

Pero surge un gran problema, y es que al igual que se incrementa esta cantidad también crece la cifra de abandono animal. Existen numerosos centros de recogida para perros y gatos, los más habituales, pero los animales exóticos por lo general no cuentan con espacios habilitados.

En muchas ocasiones terminan por quedar desamparados por sus dueños, los mismos que los compraron con la ilusión de satisfacer sus necesidades con este tipo de mascotas, en parques, pleno campo o grandes superficies de terreno pensando que el dilema no es tan grave.

Además de suponer peligros y problemas para el propio animal abandonado, se vulneran los ecosistemas autóctonos pudiendo crear grandes desequilibrios  en el hábitat natural nativo.

cuv3 estuvo en uno de los centros de recuperación de aves más importante de la Comunidad de Madrid: Brinzal, localizado en la Casa de Campo, el cuál se encarga de la rehabilitación de fauna salvaje.

En concreto, es un centro especializado en aves rapaces nocturnas. Raúl Alonso, encargado del refugio, habló para cuv3 y reseñó los graves problemas derivados del abandono animal procedente de otros hábitats.

“La gente se tiene que concienciar de que los animales no son juguetes”

La invasión del cangrejo americano

“Hay especies, como el cangrejo americano, que están acabando con los animales específicos de nuestro país”, comenta Alonso. Este caso es uno de los de mayor gravedad.

El también conocido como “cangrejo rojo” ha llevado a la casi total extinción del cangrejo de río. “Además, está reduciendo en gran número las especies anfibias debido a su gran voracidad”, asegura. La invasión de este animal se produjo gracias a su importación en los años setenta. Actualmente está presente en toda la Península Ibérica y su reproducción ha sido masiva en casi todos los ríos españoles.

Alonso explica que “la Casa de Campo es el soltadero municipal“. Está cansado de recoger todo tipo de animales en este lugar. “Hemos visto de todo, incluso ardillas voladoras”, asegura resignado.

“La gente nos trae todo tipo de animales”

“Nosotros nos encargamos de ayudar a aves rapaces, aunque hemos contactado muchas veces con otros centros porque la gente nos trae de todo”, aclara desde el interior de una de las salas habilitadas para las rapaces.

La gente se tiene que concienciar de que no son juguetes y de que quizás no sea la mejor opción comprar animales. “Para terminar con esto hay que fomentar la educación”, explica Alonso. Asimismo cree que “endurecer las leyes” abstendría de la compra de estos “juguetes exóticos”.

Cotorras argentinas y periquitos en el Retiro

“No solo la Casa de Campo tiene animales foráneos, sino también el Templo de Debod, el Retiro o incluso la Estación de Atocha”,  declara.

En todos estos lugares podemos ver cotorras argentinas o periquitos, más propios del continente sudamericano.

“Las tortugas de Atocha”

El caso de la estación de Atocha es muy singular. “No puedo entender cómo sueltan ahí sus tortugas, para eso lo mejor es no comprarlas“, finaliza.

About Luis Rodríguez Barbé

Alumno de 4º de Periodismo de Villanueva CU apasionado del deporte.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.