“Stockholm” mueve inquietudes

Una noche vas a una fiesta y te encuentras con lo mismo de siempre, el mismo ambiente, la misma música. De pronto, una mirada lo cambia todo. Decides acercarte y conocerle, sabes que será la mejor noche de tu vida. Te despiertas al día siguiente, la tienes a tu lado, y de repente todo se convierte en una pesadilla. Intentas huir pero es demasiado tarde. Tu vida ya no volverá a ser la misma.

Stockholm, premiada  a la  mejor película y mejor director en el festival de Málaga, era una de las cintas más esperadas del año. Y es, sobre todo, una película inquietante, que no deja indiferente al espectador. Y mucho más si se asiste a ella en un pase privado junto al director, Rodrigo Sorogoyen y el productor, Borja Soler, de Caballo Films, como le ocurrió a un grupo de alumnos del Centro Universitario Villanueva.

Los secretos de Stockholm

Son muchos los secretos que se esconden tras esta producción, secretos que sus creadores desvelaron abiertamente a los alumnos y sin preámbulos en el pase que se llevó a cabo en los Cines Paraíso de Mirasierra. “En un principio iba a ser un corto”, declaró el director ante la intriga de los alumnos por saber como surgió la idea de la película. Una idea que lograron llevar a cabo con una financiación muy escasa, tal y como explicó Borja Soler. En ella utilizaron el método de contratar a productores asociados,  seguidores que creían en el proyecto y se disponían a colaborar haciendo pequeñas retribuciones con las que poco a poco se iba consiguiendo financiar la película.

Un mensaje con muchas claves

Fue motivo de interés también el mensaje que se quería transmitir. Las claves del guion escrito por el director y su compañera Isabel Peña dieron mucho de que hablar entre los alumnos.“Nunca llegamos a conocer del todo a los personajes” , afirmó uno de ellos, demostrando que  la película consigue transmitir lo que se deseaba desde un principio, crear cierta  incomodidad al espectador.

La psicología de los personajes es lo que más intriga despertó entre el público

Del mismo modo ocurría con la técnica, y con la iluminación. Los alumnos se mostraron sorprendidos con el uso de los colores en según qué planos, planos que para muchos fueron inolvidables y los recordaban incesantes con el director, halagando  su manera de conseguirlos, o bien,  mostrando interés en saber por qué se habían realizado de ese modo.

El realismo de la trama

La psicología de los personajes fue lo que suscitó más intrigas. La inquietud por entenderlos se reflejaba en los espectadores de manera persistente, algo que el director sabía resolver con mesura pero aclarando que en lo que se basa la historia es en la relación de los dos y definiéndola como una relación de lo mas realista.

Lo cierto es que “Stockholm” no pasó inadvertida, incluso tras la rueda de prensa. En la universidad levantó cierta curiosidad y dio lugar a inquietantes debates entre los alumnos. 

(Con información de Evelia Martínez)

2 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.